29 jun. 2010

Hay días que necesitas un "PAUSE" en tu vida...

Desde que lo conocí me he vuelto más optimista o intentarlo, al menos, pero hay veces que por más que uno intenta verlo todo con luces, soles y claridad, no puede quitarse esas gafas de sol que hacen verlo todo más oscuro y siniestro. Quieres seguir adelante y andar, pero al final te acurrucas en mitad del camino sentada en el suelo como una niña pequeña y rompes a llorar, esperando que venga alguien te coja de la mano y te guíe por el camino que... ¿qué camino? ¿El que dicen los demás que es mejor para ti o el camino que tú piensas que es mejor para ti? Se supone que tú eliges tu vida, que tú construyes los pilares de la que será en un futuro tu "casa", es decir, tu propia vida donde no tengas que depende de madres ni padres, que ya eres tú quien manda en ti y de quien dependes, pero eso solo ocurre en las series de televisión o en películas americanas.

Cuando vas creciendo e intentas hacer tu vida, siempre habrá algo que te prohiba hacer ese camino o te aconseje coger otro, tú, pensando que ese algo o ese alguien se preocupa y solo quiere lo mejor para ti, empiezas a dudar de qué será mejor para ti: si lo que tú has decidido o lo que la otra persona ha decidido. Pero, un momento, ¿de quién es esta vida? ¿quién, en el futuro, estará metido en este cuerpo? ¿Esa persona o tú? TÚ. Entonces, ¿qué coño hay que pensar? Puedes darme consejos, puedes darme tu opinión y yo las respetaré y las aceptaré pero no las compartiré, yo decido lo que hacer con mi vida. Y en este momento decido yo.

Y, sé que mi vida ahora mismo está contigo, que a pesar de esta puta distancia que cada día nos jode más, a pesar de comentarios, de tonterías y bobadas. Tú eres mi vida. Tú eres la persona con quien yo quiero compartir mi vida -valga la redundancia, eres mi vida-. Tú eres esa mano que me guía por el camino cuando me siento perdida y acurrucuda en un rincón. Tú eres el futuro que yo quiero para mí. Yo sé que serás el padre de mis hijos y el hombre que me lleve al altar & aunque suene un poco "hardcore" ya que llevamos poco tiempo, no tengo duda ni de ti ni de mí.

1 comentario:

  1. Yo tampoco tengo dudas de nada, quien dude, que dude, me da igual todo el mundo, respeto la opinión de la gente, pero no comparto, ni me importan, me gustaría que nuestras familias aceptaran, pero si no, me da igual, yo seré feliz contigo, y en ese momento todos se darán cuenta de la verdad, de que no era una tontería, de que no solo somos pareja los días que nos VEMOS EN REALIDAD.

    Somos pareja cada puto día, cada hora que nos pasamos hablando al día, cuando nos contamos nuestros problemas, cuando nos hacemos reir aun estando jodidos para que el otro esté mejor...

    Si eso no es ser pareja... que venga Dios y lo vea.

    Me da igual que haya distancia, que la gente pueda opinar que quizá serías mas feliz con alguien de cerca, o que al estar tan lejos no seré el hombre de tu vida... me da igual, porque lo que los demás digan, es independiente totalmenmte de mis pensamientos.

    Si quieren hablar que hablen... yo prefiero demostrarte con hechos que soy el hombre de tu vida.

    ResponderEliminar

Los comentarios pasan por moderación, así que no te preocupes si tardas un poco en verlos publicados. Muchas gracias por pasarte y dejar tu huella.