23 jul. 2010

Nervios, nervios y más nervios...

Hay tantos tipos de nervios... Por un lado tenemos los nervios previos a un examen de la facultad, esos nervios acaban metiéndose en el estómago & te preoducen arcadas, al final, resulta que el examen era fácil & todo eso lo podrías haber evitado... Luego están los nervios por alguna fiesta a la que quieras ir & lo deseabas desde siempre, también por un viaje...

Yo ahora mismo tengo nervios, muchos, y no son por nada de lo ante mencionado, aunque tiene que ver con el último punto. Mis nervios son porque esta tarde, sobre las 18, 19 o 20 tendré a mi Ángel de la Guarda frente a mí tras haber estado él cerca de 12 horas metido en un coche. Las cosas que se hacen por amor, ¿eh? Podré abrazarlo, besarlo & decirle mirándole a los ojos —a pesar de que me cueste la vida— que lo amo por encima de todo.

¿Quien nos iba a decir allá por enero hablando & hablando surgiría esto entre ambos? ¿Quién nos iba a decir que yo me iba a volver a enamorar como nunca lo he estado por nadie de ti? ¿Quien nos iba a decir que iba a llegar a sentir sensaciones y emociones que nunca antes había sentido por nadie? En resumen, ¿quien me iba a decir a mí que iba a encontrar al hombre de mi vida a 1044 KM? Y es cierto que la distancia es jodida & que unas veces se lleva peor y otras mejor, pero como le dije el otro día: "No llevo tan mal eso de la distancia, a veces jode que te falta ese abrazo o ese beso, que necesitas contacto físico pero todo ello queda en segundo lugar en el momento que me hablas y me sacas sonrisas aún después de haber estado horas y horas discutiendo & cabreados".

Siempre he sido de las que he tenido miedo para tirarme a la piscina, ¿y si no está llena? Pero si no me tiro tampoco sé si lo está, y yo creo que nunca se está solo en esta vida. Si caes una vez, te levantas, y si te vuelves a caer lo mismo. A veces lo harás solo, y otras veces te ayudarán. Y entonces yo me tiré sin paracaidas ni salvavidas y ya vamos para casi medio año juntos, y lo que nos queda, obviamente.

Así que hoy me gusta sentir nervios, porque son nervios de felicidad, de alegría & de ansía por que pase el tiempo y te tenga aquí. No queda nada, nada de nada. Apenas unas cuantas horas y ya te estaré comiendo a besos, no sabes cuanto necesito ese momento & este mes y medio.

Gracias por todo, te amo, Chema.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios pasan por moderación, así que no te preocupes si tardas un poco en verlos publicados. Muchas gracias por pasarte y dejar tu huella.