6 sept. 2010

Hoy va el día de estudio...

Suena el despertador que me avisa que el día para mí ha empezado pero yo, como vaga que soy, no paro de pararlo para que vuelva a sonar hasta las 11:30 que ya he dicho: "Arriba, que hay que estudiar". Llevaba el cuello mejor desde hace un par de días y hoy me vuelve a doler, además que he tenido un sueño extraño: Yo estaba en clase y le comentaba a alguien o en voz alta, no recuerdo bien, que me habían dicho por ahí que tal profesora era drogadicta, entonces entra esa profesora diciendo que me había escuchado decir algo, que le dijera qué, obviamente, me callé, no le dije nada & al final no sé cómo me lo sonsacó & empezó a atacarme con sermones... Ha sido algo desagradable, la verdad...

Y, pensaba que la mañana me la despertaría tu voz y no ha sido así, no habrás escuchado el despertador o estarás ocupado... Así que, aquí estoy terminándome mi café para fumarme el pitO —parece ser que tu madre me pegó la palabrita...— & ponerme a estudiar como una campeona, porque lo que me propongo me lo consigo & si he dicho que hoy estudiaba a tope, lo haré.

A ti, decirte que a pesar de discusiones que tengamos, que a pesar de que tengamos un día o una noche mala por borderías, piques y broncas; que a pesar de que nos digamos cosas en cara, que nos contestemos demasiado mal, no sé, lo estoy exagerando por si no te das cuenta... A pesar de todo eso & más no habrá nada en este puto mundo que pueda alejarme de ti —no literalmente que ya lo estoy—. Así que, si se tienen días malos, se acabarán solucionando; si se tienen discusiones, se hablarán; si se tienen broncas, se arreglará... Pero lo de anoche no se repetirá porque, ya te lo dije, como se repita te muerdo un ojo.

Te quiero, petardo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios pasan por moderación, así que no te preocupes si tardas un poco en verlos publicados. Muchas gracias por pasarte y dejar tu huella.