4 sept. 2010

Todo gira por ti.

Fueron extrañas las sensaciones que tuve y como me sentí despues de verte marchar. Teniendo en cuenta que mi cuarto de baño había cambiado por completo, me sentía como si ese no fuera mi sitio, como si esa casa que ha sido donde he vivido veinte años hubiera cambiado por completo. ¿No será que quien cambió fui yo? Es posible, no voy a negarlo.

Cuando entraba en mi casa, al rincón que fuera allí había algo tuyo: Si entraba a la cocina a por agua, recordaba cuando siempre me pedías agua fría, si abría la nevera a por un yogurt recordaba cuando después de comer y/o cenar nos comíamos un yogurt de los dobles los dos... Cuando entraba al salón y veía mi sofá, no podía evitar recordar que mientras yo me duchaba o me arreglaba tú te qudabas en ese sofá o en ese sillón sentado con mi portátil viendo el MARCA o el AS, hablando con mi padre o, simplemente, esperando a que yo saliera para estar contigo, a la vez, podía recordar los momentos que vivimos en tu casa, ya que nos pasabamos la mayor parte del tiempo en tu salón jugando al GTA... Si entraba en el baño no podía evitar recordar cuando nos duchábamos en Avilés, Relleu o Málaga, casi siempre se me olvidaba algo y me lo tenías que traer, o, simplemente, uno de los dos se nos olvidaba tirar de la cisterna y nos regañábamos... O, por ejemplo, cuando pasaba un par de días mirábamos el baño lleno de ropa y productos míos de peinado y decíamos: "Somos unos cerdos".

Y ahora es cuando entro en mi cuarto... Recuerdo, por ejemplo, cuando el 23 de julio viniste a Málaga, fuímos a tu hostal, te duchaste y fuímos a casa, a dejar el peluche del cerdo —que tanto adoro— y a dejar la cajita de bombones que trajiste, también puedo recordar cuando al día siguiente íbamos de comida con mis padres y viniste a mi casa, yo aún no estaba arreglada, para variar & tardamos en marchar, o el domingo, cuando subiste a por las cosas de la playa o cuando a la tarde, subiste la sombrilla... Y, como no, aquel lunes cuando subiste a por mi maleta que marchábamos hacia hacia el norte, hacia tu tierra, hacia tu vida.

Quizá, lo que más marcó tu vuelta a Asturias hace unos días fue cuando deshice la maleta el día 1 de septiembre, deshacer esa maleta era como deshacerlo todo... Recuerdo cuando el 22 por la noche estabas terminando tu maleta mientras teníamos la cam puesta que tu madre no paraba de tirarte ropa y la asustaste...

No sé, este tema creo que me abarcará más de lo que pensaba. Te echo demasiado de menos & este verano ha sido un verano único e inimaginable, he podido conocerte mucho más, que me conozcas y veas las cosas que te gustan de mí y las que no y viceversa; he podido conocer tu mundo, tu vida, tus costumbres... Se hace raro ahora el estar siempre "sola", que si tengo que bajar a comprar voy sola, si voy al vialia porque he quedado voy sola, haga lo que haga no tengo a esa otra persona al otro lado de mí cogiéndome por la mano... Cada rincón de esta casa, de esta ciudad me recuerda a ti, la próxima vez que salga por la noche no podré sacarte de mi mente porque saldré a los mismos lugares a los que salí contigo, la próxima vez que quede para ir al cine en el vialia ocurrirá lo mismo, cuando quiera ir a la playa también o, simplemente, cuando coja un autobús.

Eres la mejor persona que he podido conocer en este puto mundo & serás mi futuro siempre, porque no imagino una vida sin ti... No imagino que pueda algo hacer que dejemos de sentir lo que sentimos, ni que haya algo, una pelea, una bronca, lo que sea que haga que lo que unimos el uno de febrero de dos mil diez pueda terminar.

Ahora solo queda esperar a volver a sentir todas esas sensaciones los dos juntos, a volver a soñar juntos, hablar, reír, besar, abrazarnos, pelearnos, discutir, dormirnos... pero todo eso JUNTOS.

Ojalá por una milésima de segundo pudieras entrar en mi cabeza y, solo así, sabrías todo lo que siento por ti y lo que me haces sentir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios pasan por moderación, así que no te preocupes si tardas un poco en verlos publicados. Muchas gracias por pasarte y dejar tu huella.