12 oct. 2010

Me gustaría...

Me gustaría escribir algo y que te llegue dentro.
Me gustaría decir tantas cosas pero se atropellan las unas a las otras.
Me gustaría en una entrada todo lo que siento por ti pero me faltan carácteres.
Me gustaría que entendieras y comprendieras todo lo que me haces sentir.
Me gustaría...
Me gustaría...

Me gustaría despertar y mirar el móvil, ver un mensaje tuyo en el que me digas todo lo que me gusta oír/leer de ti. Que después me vistiera rápidamente, y mientras estoy poniéndome las lentillas o terminándome de peinar suene un claxon, asomarme rápidamente y verte a ti apoyado en el coche esperandome bajar. Terminar de hacer lo que tenga que hacer, coger lo necesario y bajar corriendo. Contar los segundos que me quedan para cruzar mi portal, la carretera y abrazarte. Que me besaras como si nunca me hubieras besado, como si mañana mismo se acabara todo y tuviéramos que aprovecharlo. Que me dejaras en la facultad y cuando terminara, solo bajar por las escaleras viera tu silueta apoyada en tu coche —otra vez—, saludarnos como si hiciera muchos años que no nos vemos & comernos la boca hasta cansarnos —cosa que dudo—. Ir a comer a cualquier sitio, me da igual, solo quiero tu compañía para después tirarnos en algún césped mientras ponemos música con el móvil, nos comemos a besos y a abrazos y nos hacemos millones de fotos. Que nos entre hambre porque es la hora de merendar e ir a cualquier cafetería a pedir dos "mitad" & un "mollete mixto" para los dos, fumarme el cigarrito de después y tirar hacia el paseo marítimo. Dar paseos allí hasta que la noche nos cubra con su manto. Después, ir a tu casa, saludar a tu madre y cenar allí, ver cualquier serie que echen en la tele hasta tirarnos en la cama, empezar con besos, mordiscos, abrazos terminar por... CENSORED. Dormir a tu lado, abrazadita a ti, oírte respirar, oírte roncar, & oírte como por las noches te levantas para orinar. Despertarme y girar mi cabeza y verte a ti, quedarme mirándote mientras duerme pensando: "Eres la suerte de mi vida". Que te despiertes y yo fija que duermo, levantarte y traerme el desayuno mientras me despiertas cariñosamente. Desayunar juntos y volver a comenzar un día nuevo.

Quizá esto solo ocurre en las películas, pero es lo que me encantaría por un día que pasara, quizá quitando las clases y que pasáramos la mañana juntos también me gustaría. No sé... Solo quiero agradecerte todo lo que eres para mí, todo lo que somos, todo lo que hemos conseguido. Solo llevas ocho meses en mi vida —por decirlo a grosso modo— & no hay nada ni nadie que pueda sustituir ni llegar a todo lo que tú haces por mí, que a veces discutimos mucho, obviamente, que a veces, no nos comprendemos y tenemos diferente forma de pensar & eso conlleva a una minidiscusión. Pero entonces es cuando tienes que cerrar los ojos y dejarte llevar...

Dejarte llevar por ese paseo por el Retiro de Madrid, esa mañana en la azotea de la casa de Miriam, ese paseo por el Vialia & por el centro, esas salidas nocturnas, esas tardes en el billar con mis amigos, con tu gente o a solas, ese día de playa, ese día de viaje a Asturias, esas tardes en ParqueAstur, esas noches haciendo el tonto por las calles de Avilés, esos días en Relleu, yendo a Benidorm, en la piscina, saliendo en el pueblo de Relleu... Ese viaje a Málaga, esa feria, esas tardes en tu casa, en la mía, esa tarde yendo al IKEA con mis padres, ese día de feria con mis padres, esos días de compritas con tu madre, ese día de Covadonga, esas mañanas y tardes jugando a cantar o a la WII, esas partidas de chinchón o de parchís...

Creo que cuando discutimos o cuando tenemos un mal días, tendríamos que tener unos segundos para nosotros, cerrar los ojos y recordar todo ello. Entonces los abriríamos mirándonos y diciéndonos que nos necesitamos y esa discusión boba se olvidaría porque habría cosas más importantes en ese momento que esa maldita discusión.

Gracias, otra vez, pero gracias por cada segundo que me dedicas, por cada sonrisa que me sacas en mis días mustios, por aguantar y aguantar y aguantar y aguantar cada bordería mía cuando me ocurre algo, por secarme las lágrimas en la distancia cuando pienso que todo se me viene encima, por haber aguantado tanto detrás de mí y haber insistido en que me fijara en ti porque es lo mejor que me ha podido pasar en la vida, por serlo todo para mí, por ser más que un novio, por cada sonrisa que me dedicas, por cada abrazo que me has dado cuando lo necesitaba, por, simplemente, cuando estamos mirarme y saber lo que me pasa y que con un abrazo o un beso sepas consolarme.

Siento si alguna vez no he sido la mejor novia del mundo, ni he sabido comprenderte, pero creo que todos esos fallos o errores que he podido tener contigo, se pueden olvidar rápidamente si pensamos en todo lo bueno vivido juntos.

Te amo, Chema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios pasan por moderación, así que no te preocupes si tardas un poco en verlos publicados. Muchas gracias por pasarte y dejar tu huella.