8 oct. 2010

Miedos.

¿Qué hacer cuando la única persona que puede secarte las lágrimas o puede hacerte sacar una sonrisa estás igual o más que tú? ¿Qué hacer cuando sientes que se te escapa todo, que no puedes detener el tiempo y que ves todo de un color azabache? ¿Qué hacer cuando ves que conforme pasa el tiempo notas que haces las cosas peor y que solo tienes fallos? ¿Qué hacer cuando esos fallos joden a la persona más importante de tu vida?

Anoche sentí miedo. Un miedo que nunca había tenido, era una sensación de ver que se va todo, que se pierde todo & que en un instante todo lo planeado se iba a ir por el desagüe. Tuve un miedo voraz, hasta tal punto que por un momento preferí desaparecer a un mundo paralelo a este habiendo pulsado con antelación un botón de pause, para poder pensar, tranquilizarme y hacer de algún modo que ese miedo se me quitara. Pero no fue así. Alguien supo quitarme ese miedo, como esa persona sabe solo hacerlo. Supo hacerme entender que todo ocurrió por la tensión del momento, que esos miedos que tenía no era más que una mala pasada de mi cabeza. Y supo decirme exactamente esas palabras que hicieron que el miedo se fuera por donde vino sin hacer secuelas en mí.

A pesar de todo, a pesar de discusiones, a pesar de gritos, a pesar de pelearnos, a pesar de acabar hasta los cojones el uno del otro en los momentos más calientes —y hablo de peleas, obviamente—. Siempre tenemos un momento en que si sabemos que la otra persona está realmente jodida, intentamos —y ahora creo que hablo por mí— echar a un segundo lugar lo que sentimos para atender a la otra persona... A mí, a veces, y lo sabes, me resulta muy difícil hacer eso por mi carácter, por mi forma de ser... En cambio tú, siempre haces eso por mí & quizá en esos momentos es cuando más me doy cuenta de lo que tengo a mi lado & de que a lo mejor te mereces algo mejor —y no digo que lo piense ahora—. Pero habrá veces que tú necesites algo de mí que yo no sepa, no entienda o no pueda darte y eso es lo que más me duele por mi parte, el no saber o no entender que hay veces que me necesitas mucho y yo solo te doy una pequeña parte de mí.

Anoche me di realmente cuenta que si hay algo por lo que daría mi vida completamente, eres tú. Porque era solo pensar en que todo podía acabar o en que no iba a escucharte más decirme todo lo que me dices y todo se me caía en pedazos. Tanta tensión tensión acumulada, tanto llanto derramado...

Creo que lo que pasó anoche no debería volver a pasar. Igual que aquella poesía de Pablo Neruda, tendríamos que tener la nuestra propia que empezara por ejemplo:

Queda prohibida otra noche así,
el estar horas y horas sin hablar,
llorar hasta la saciedad
porque no vale de nada discutir.

Queda prohibido hablar sin pensar,
estar a nuestra bola y mirarnos con odio,
porque no podemos como ya sabrás
el uno sin el otro estar.

Te amo, cuchirripín.

1 comentario:

  1. Nunca, y repito NUNCA pienses que merezco algo mejor.

    ¿Existe algún baremo con el que valorar a las personas? ¿No verdad? Cada uno somos capaces de valorar a la gente como queramos, según nuestro propio criterio, y para mi, NO EXISTE NADA MEJOR QUE TU, no HAY NADA QUE PUEDA DARME OTRA QUE TU NO ME DES (Hombre...si viene una ricachona podría darme un c4 loeb... pero bueenoo 8-) sabes que esa ricachona no podría darme tooooodo lo demás que tu me das, que es lo realmente importante) Así que nunca jamás pienses eso, nunca porque eres lo mejor para mí. Y no quiero otra cosa.

    Gracias por todo, y por más, te quiero, te amo... y siempre estaré a tu lado. ¿vale?

    ResponderEliminar

Los comentarios pasan por moderación, así que no te preocupes si tardas un poco en verlos publicados. Muchas gracias por pasarte y dejar tu huella.