11 oct. 2010

Se hacen raras las noches sin ti...

A veces me pregunto, ¿qué hacia yo en el ordenador por la noches cuando tú no estabas? Quizá hablar con otras personas o quizá mirar páginas pero es que ahora desde que estás tú en mi vida todo me aburre. Me metí a jugar en el parchís pero no había partidas para jugar, así que me fui al chinchón, pasó lo mismo & acabé por escuchar música mientras leía revistas, miraba alguna que otra página tonta o, sin más, escuchaba música haciendo nada.

Y es que en estos doce días que pasé contigo he aprendido mucho, me enseñaron mucho... Me enseñaron por ejemplo a saber que si unos días hablo menos contigo, no me importa —y no te lo tomes a mal—. Me refiero que no me importa, porque aunque no hable contigo estás en mi cabeza todo el santo día, no te sales de ahí ni un momento haga lo que haga y sé que cuando hable contigo te cogeré con más ganas y tendremos mil cosas que contarnos, no nos dará tiempo a aburrirnos ni tampoco nos dará tiempo a picarnos ni a estar bordes.

En fin, que solo quiero que sepas que aunque mañana solo hablemos por la noche, estaré todo el día pensando en ti y pendiente de ti. Que no te sacaré de mi mente ni un puto momento y estaré deseando que llegue el momento de volver a estar contigo.

Te amo, te quiero & eres todo y más de lo que yo he podido imaginar.



Jamás en la vida imaginé que serías algo parecido a un sueño...



Buenas noches.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios pasan por moderación, así que no te preocupes si tardas un poco en verlos publicados. Muchas gracias por pasarte y dejar tu huella.