9 nov. 2010

Es tan bello abrazarte aquí...

Hacía tiempo que había escuchado una canción de Laura Pausini, sin embargo, nunca entendí la esencia de esa canción, tuve dudas acerca de ella pero hoy después de mil años al escuché y ahora la entiendo a la perfección. Para ser sinceros me encantaba la música y el ritmo de esa canción pero al no entenderla me resultaba un poco chocante, ahora que me gusta todo creo que se merece una mención.

A mí, me ha recordado a mis momentos en los que mi abuela estaba sentada en el sofá y necesitaba ayuda para todo —verano de 2005—. En esa época había que echar la llave siempre en casa, no se fuera a ir; había que tenerla vigilada si iba al baño no se fuera a encerrar en el baño y tuviera mi hermano, como una vez ocurrió, que entrar por la ventana pequeña que da al lavadero para abrirle; había que ayudarla a comer, pues, el uso simple de un tenedor lo olvidó además de que se le olvidaba cómo comer y no es broma, había que decirle que masticara para que tragara la comida. Además de que había que vigilar que no se le ocurriera tirar la comida o esconderla y fingir que se la había comido. Y, sobre todo, había que darle mucho cariño, no enfadarse con ella, había que apoyarla aunque hiciera las cosas mal, ella nunca hacía nada a malas queriendo, pues su enfermedad le obligaba a ello.

Ella siempre fue una persona que lo daba todo por todo el mundo, siempre tenía una sonrisa disponible para todos ya fuera mi madre, mi hermano, mi padre o yo —por no mencionar a todo el mundo—. Cuando iba por la calle daba gusto ir con ella, saludaba a la gente con mucha alegría y si la saludaban a ella se les notaba que la saludaban con mucho cariño porque ella lo derrochaba...

Entonces, diciendo esto... ¿cómo es posible que haya gente que sus propias madres, padres o abuelos lo dan todo por ellos y a la mínima de cambio son capaces de meterlos en una residencia, verlos por navidad y, como no, deseando su herencia? A mí me es imposible pensar así respecto a mi abuela, la antes mencionada, o a mis propios padres. Me resulta desagradable que alguien haga eso por otra persona. Y sé que hay circunstancias en los que son "porculeros" desde siempre, entonces, en ese sentido desde siempre se les tiene que marginar, pero si siendo jóvenes eran adorables, ¿porque al ser más mayores, o sea, ancianos que todo les cuesta más trabajo, que solo quieren ayudar y que solo quieren ser de provecho, se les tiene que dar la espalda?

Yo recuerdo, cuando mi abuela, con su enfermedad hacia muchas trastadas... Era imposible dejarla sentada en un puñetero sofá toda la tarde, solo quería ir a la calle & cuando iba a la calle, solo quería volver a casa. En los momentos que estaba en casa, a veces me encargaba yo de cuidarla y más de una vez alguna que otra voz más alta salió de mi boca por no hacerme caso, la paciencia nunca fue mi fuerte & creo que ella no se merecía eso. Cuando ocurría eso, rápidamente la abrazaba y le pedía perdón, ella no entendía y me decía que no pasaba nada...

En fin, espero que esta canción les guste a los que leáis esto y tengáis muy en cuenta esto, cuando alguien mayor os necesite si ha dado la vida por vosotros, no les deis la espalda, ellos solo quieren vuestro cariño y comprensión, hay que saber entenderlos y quererlos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios pasan por moderación, así que no te preocupes si tardas un poco en verlos publicados. Muchas gracias por pasarte y dejar tu huella.