19 nov. 2010

IV

—Camisetas, sudaderas, ropa interior, vaqueros, bufandas, chaquetas, el pijama, maquillaje... Creo que lo llevo todo. —Cierra la maleta y va hacia su portátil, tiene puesto el micrófono y la web cam. — Ya está todo listo, Hugo.

Él, mirándola esimismado, —¿Seguro? —Sonríe y apoya su cabeza sobre una mano sin quitar la mirada de ella. —¿No sería más cómodo que mandaras el armario entero?

Ella agacha la mirada sonriendo, la levanta y lo mira.

—Si tengo frío allí, puedes prestarme tus sudaderas, ¿no? —Finge dar pena.

—No sé... Creo que no. —Le saca la lengua y le guiña.

Alexandra lo mira y no puede evitar sonreír, a pesar de sus burlas y sus tomaduras de pelo para chincharla. Es demasiado para ella, ese chico desde hace nueve meses y medio se ha convertido en lo primero de su vida y sabe que nadie podrá quererlo como él y que nunca podrá querer a nadie como lo quiere a él.

—Bueno... pues entonces tendré que buscar a alguien, como tu madre, ella me quiere, tú no...

Hugo pone los ojillos entrecerrados pero sabe que en el fondo nunca nada podrá apagar esa llama que hay en él y pese a todo acabarán de la manita siendo viejecitos.

—¿De verdad piensas que no te quiero? —La mira serio pero con un fondo tierno. —Pues ahí te equivocas, si no te quisiera tanto príncipa...

Ella sonríe y lo mira.

—Un segundo, gordi, me llaman.

Desaparece de la ventana del ordenador y aparece minutos después.

—Ya está preparada la cena. Me iré en breve...

Hugo la mira y se percada de que aún no le enseñó lo que se había puesto en Nochebuena.

—Espera... Antes de irte, déjame verte.

Ella se levanta, enfoca la cam hacia su habitación desordenada y se pone delante de la cámara.

—Estás preciosa, mi niña...

Alexandra se sonroja y se acerca al portátil.

—Tengo que irme...
—Está bien, luego te llamo, ¿vale?
—De acuerdo... Te amo, princeso.
—Y yo a ti, príncipa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios pasan por moderación, así que no te preocupes si tardas un poco en verlos publicados. Muchas gracias por pasarte y dejar tu huella.