23 dic. 2010

Acaba el año para mí

Llorar de felicidad, creo que no hay otra forma de llorar mejor que esta... Y quizá no es bueno hincharte de llorar de felicidad pero así llevo un par de horitas, digamos que una película tuvo la culpa lo demás ya fue cosecha propia.

Digamos que uno vive pensando en problemas, en circunstancias y creo que poca gente se da cuenta de lo que realmente merece la pena, es decir, vivir. Nadie se da cuenta que nuestra vida sigue queramos o no y que un pequeño problema que tiene solución cuando se nos presenta, no tenemos otra cosa en la que pensar. Pero nadie piensa en que esos momentos que estás desperdiciando pensando en algo "sin importancia" no lo vas a volver a tener y el día de mañana te podrás arrepentir de los momentos desperdiciados por tonterías...

Creo que es el momento, queda poco del año, así que ahora ,a esta hora me propongo hacer mi balance del año, más o menos.

Este año creo que ha sido el mejor que he podido tener, aunque mejor dicho diré que es el primero de los mejores años que me quedan por vivir. La alegría de mi vida apareció por casualidad el pasado año y hasta enero no empezó todo, ahí empezó lo que era, es y será la historia con la que siempre soñé y al mismo tiempo pensaba que no existía.

El 1 de febrero dio comienzo a que mi vida no fuera sola, a que tuviera a alguien que me guiara en mis momentos en los que me quedaba sin luz, a reírse conmigo y alegrarse cuando me ocurría algo bueno, a compartir secretos y confidencias que solo él y yo conocemos, a llorar juntos cuando los problemas podía con nosotros pero inténtabamos ver que no todo salía mal y que siempre nos ocurrían las cosas buenas. Pasamos momentos inolvidables en Madrid, Málaga, Avilés y Alicante. Digamos que mi vida empezó el 1 de febrero, pues, desde entonces tengo la alegría de vivir, tengo esa chispa que me guía, y esas fuerzas que solo tú sabes y puedes darme cuando me siento perdida, que sé que nunca estaré sola y que pase lo que pase y mire a mi lado, ahí estarás tú siempre para sonreír conmigo o secarme las lágrimas. Esto que comenzó hace ya casi un año no terminará, nunca, porque esto durará más allá de la muerte.

Por otro lado, en cuanto a la amistad creo que tengo mucha suerte por tener a pocas pero personas que sé que merecen la pena, que algunos se han ido, es cierto. Pero han aparecido nuevos y aunque ahora, esos "nuevos" solo son personas con un futuro de amistad es posible que tarde o temprano se conviertan en amigos. Pero sé que hoy por hoy puedo contar y tener en mente a varias personitas —que no diré nombres— en las que poder confiar cuando se necesita ese hombro.

El tema de estudios y familia, pues, creo que más o menos va bien. Los estudios van a su ritmo, así que no mencionar más el tema. En cuanto a la familia, no puedo tener queja este año de ellos, a pesar de que discuta, de que "los odie" por llevarme la contraria o por miles de tonterías más, ellos son los que han estado siempre ahí para todo y los que este año cuando comenzó aquello por febrero fueron los primeros en alegrarse y ayudarme a que esta relación funcionara, por supuesto, hay que mencionar a mi suegra, que la pongo como miembro de mi familia. Sin ella y mis padres todo lo que hemos vivido no hubiera existido jamás y todo se hubiera hecho más difícil, pero supieron comprendernos, supieron entender lo que sentíamos y lo que necesitábamos y aunque les costara la vida, hicieron que pudiéramos cumplir el sueño de estar juntos durante muchos días, casi cuando queríamos.

En resumidas cuentas, este año es el principio de una época de años inmejorables. Este año no puedo ponerle un 10, le pondré lo siguiente, porque no puedo quejarme de la suerte que he tenido y de lo muy afortunada que soy por tener a tantas personas conmigo. Sin embargo, a las personas que este año han decidido salir de mi vida, gracias por los momentos vividos, por enseñarme, supongo, cosas que me enseñastéis, pues, cada persona te enseña siempre algo. Y, que, el día de mañana quien sabe si nos volveremos a encontrar, que os vaya bien, la verdad, no os deseo el mal.

Os deseo unas felices fiestas y un gran año nuevo.

PD: Te quiero

12 dic. 2010

Olor navideño

Acabo de llegar de hacer compritas navideñas, es decir, comida navideña, vamos a ser sinceros... Hemos llenado el carro a turrones, bombones y muchas cosas de chocolate... Y cada dos por tres me decía mi madre: "¿Para qué tanto? Si tú no estarás aquí" Uy que no, si hace falta me lo llevo a Asturias, si hace falta empiezo a comer ahora mismo, pero yo todo eso me lo pienso comer, vamos hombre faltaría más... También compramos un jamón que a mí no me gusta a no ser que esté muy tierno y sin grasa, así que poqiuto comeré... Y me compré... la ¡¡maleta!!... Es enorme y verde pistacho para que cuando la vea salir de la cinta la vea bien, eso sí, con mis adornos en la maleta, ya sea un par de lazos o algo así para saber que es la mía... Y, como no, compré el pascuero navideño que compro desde hace varios años para mi familia, así que... Solo falta el arbolito y esto ya será navideño total...

Y es que hace cinco años que perdí el espíritu navideño y este año más que nunca quiero que sean esa fechas, quiero que llegue el 24 para ir a la peluquería y ponerme guapa, que llegue la noche y arreglarme para la cena, que llegue la cena y comamos hasta cebarnos, con risas, con tonterías y, como no, despidiéndome a mí porque en cosa de horas... Sí, horas... Cristina volará hacia Asturias —y nunca mejor dicho, la verdad—. Y allí empezará una nueva y diferente navidad para mí.

Así que solo me queda restar los días del calendario y... esperar a volver el año que viene a mi casa.

Minibalance 2010

Antes me bajé un CD que una de las canciones me hizo recordar el día o el momento que decidí renunciar al amor, que decidí pensar que eso no existiría para mí, o mejor dicho, que yo no estaba hecha para nadie ni que nadie estaba hecho para mí, pues, hicieran lo que hicieran yo siempre le veía pegas. Si pasan de mi porque pasan, si están cariñosos porque están cariñosos... En fin...

Pero entonces... apareciste tú y toda mi vida cambió por completo. De no creer en cuentos de hadas, ni de creer en que alguien pudiera sentir algo mínimo por mí, de no tener ese cariño constante, de no tener esas palabras cuando me vengo abajo, de no tener esos momentos, de no tener básicamente nada a tenerlo todo. Mi vida dio un giro de 360º de la noche a la mañana. Toda mi vida cambió. Y cambió para bien no, lo siguiente tampoco, quizá lo siguiente.

Ahora tengo a esa persona que se convirtió en mi vida en poco tiempo, que se convirtió en mis ganas de seguir adelante cuando no podía más, en mis ganas de querer seguir en la universidad cuando ella podía conmigo, en mis ganas de querer sonreír cuando no me quedan más lágrimas que echar, en todo lo que yo siempre había pensado pero dejé de creer.

Y ahora es cuando sonrío y me doy cuenta de lo afortunada que soy al tener alguien como él a mi lado, porque sé que por muchas discusiones que podamos tener, por muchas diferencias de opiniones que tengamos o por muchos piques tontos que tengamos, todo lo que sentimos es más fuerte que todo ello y si se pone en una balanza, se rompe, pues el peso de todo lo bueno vivido contigo no tiene significado en peso, ya que es imposible encontrarlo.

A veces me pregunto que dónde estuviste todo este tiempo, el problema es que lo sé pero nuestros caminos no decidieron cruzarse hasta principios de este año, cuando hiciste que mi vida que vagaba sin rumbo lo tuviera y lo tuviera para siempre.

Así que solo me queda agradecer a este 2010 el regalo que me dio, que creo que eres de las pocas cosas buenas que me han podido pasar este año —el tema del balance del año ya lo haré conforme se acerque más el fin de año, aunque no lo haré desde mi casa, sino desde el norte, Asturias—.

Que tengáis buen domingo, y a ti, que te amo con todo mi ser, gordito mío.

11 dic. 2010

Un poco de todo

Yo no sé si es que me ven cara de tonta, si es que lo disimulo bien o es que se ríen en mi cara, pero no creo que sea normal lo que ocurre. Si es que yo cada día flipo más con la peña y con sus gestos, con sus intentos de sudar de ti y con sus momentos de "te quiero mucho". No sé, llega un momento en que te entran ganas de meter en el saco a casi todo el mundo antes de que te jodan y que jodas tú primero, porque como escuché una expresión hace tiempo: "me quito el cráneo, señores" con esto que me pasa últimamente. No sé si es para echarme a reír o a llorar por lo patético que es. Creo que nadie o casi nadie va a entender esta actualización, pero lo importante es que yo sí lo sé porque me estoy empezando a cansar de tanto tontería y de ser siempre la subnormal.

Por otra parte, decir, que solo quedan 14 días para cruzar la península en avión y estrecharme entre tus brazos, que ya ha pasado la mala racha que hemos tenido de salud y que próximamente vamos a estar bien pero que bien guapos —y no fisicamente porque ya lo somos—. Así que solo nos queda esperar con paciencia y nervios estos días que nos quedan para poder disfrutar las mejores navidades de mi vida.


Te amo, gordito mío♥

10 dic. 2010

Crisoka return

Después de 10 días sin tener ordenador, vuelvo al mundo cibernético, por fin... Y parece ser que hoy todo amanece bien, quitando esas novedades respecto al ordenador.

He estado, unos días bastante jodida por el estómago, con miedo de a saber que tengo, tomando pastillas y pastillas y que nunca me hiciera efecto, pero anoche, cambié —por cuenta propia— un protector de estómago por otro y voilà! hoy amanecí bastante bien respecto al estómago, no me duele nada, aunque ahora empieza a doler un poco pero ya me toca pastillas, así que imagino que en unos días ya terminará mi sufrimiento, porque vayas días tan asquerosos he pasado a cuenta de él.

Por otra parte, hoy me dieron el portátil formateado y limpio, pero... ¿qué sorpresa me encuentro al encenderlo? Que no me iba el messenger y he tenido que bajarme el Windows Live Essentials 2011 —de los cojones— con novedades como: Mucha publicidad, no cambio de nick, una apariencia un tanto extraña, emoticonos cambiados... En fin, una gran novedad... Por otro lado, no me va el plus, pues, el antivirus me lo detecta como una amenaza...

En fin, eso es todo por ahora, luego volveré a actualizar con otro tema más importante y más bonito.

7 dic. 2010

Recordar es bonito... (o no...)

Hoy me apetece hablar de ti así que la actualización va completamente por ti.

Digamos que te conocí por casualidad hace ya seis años cuando teníamos en común una asignatura pero, simplemente era eso, compartir la asignatura y la asistencia a clase, además de alguna que otra conversación momentánea.

Un año después compartimos algo más, compartimos un curso entero con todas las asignaturas incluidas y eso nos unió. Nos unió a compartir momentos de aburrimiento en clase, a contarnos nuestros secretos, a ayudarnos cuando lo necesitábamos, a ayudarnos con los deberes. Como no recordar cuando tú no podías llevar nada a clase y compartíamos los libros, cosa que no me importaba, así podíamos juntarnos cuando nos separaban de uno en uno... Empezamos con alguna que otra quedada tonta, algunas que otras fotos y conversaciones más profundas.

Al siguiente año volvimos a caer juntas y al siguiente otra vez, eran los dos últimos cursos de instituto y había que aprovecharlos a tope, o eso decíamos siempre. En ese tiempo tú te echaste novio con el cual aun duras, cosa que me alegro y me alegraré siempre, pues recuerdo cuando tenías miedo por esa relación y me lo confesaste a mí. En ese penúltimo año compartimos muchísimos momento de problemas en general de la vida, familiares, de amistad, asuntos de instituto...

El último año fue el más duro y el que conseguimos superar con sudor y lágrimas, como aquellos exámenes en los que teníamos chuletas hasta en las bragas, aquellas clases en las que nos pasábamos notitas en la cara de los profesores, aquella clases en las que no parábamos de reír por alguna tontería, por polladas nuestras o con más gente de la clase, los días en los que teníamos que visitar sitios para la asignatura aquella en la que no hacíamos nada. Además, de salir por ahí casi cada fin de semana, para hacernos nuestros reportajes de fotos, para hablar, charlar, reír... Para estar juntas.

Entonces pasó algo y fue el cambio a universidad, tú deseabas empezar esa carrera y yo la mía, queríamos ser universitarias y vivir ese mundo y esa vida, queríamos "ser mayores" como decíamos nosotras aunque al mismo tiempo nos negábamos a crecer, porque no íbamos a ser las mismas cuando maduráramos y dejáramos las tonterías atrás. Hubo un tiempo de seis meses en los que nos separamos por motivos que no recuerdo pero por un mensaje volvimos a unirnos y volvimos al cabo de casi nada de tiempo a ser las que fuimos y las que éramos. Volvimos a reír juntas & a estar juntas como siempre... Y así fue hasta hace casi un año, que yo te confesé que me estaba empezando a gustar alguien y me apoyaste al 100% en que apostara por esa relación ya que estábamos en las mismas circunstancias.

A raíz de ahí quedábamos casi todos los viernes para irnos al centro, al Parque del Oeste, al Paseo Marítimo y hablar, hablar y hablar... Hablar sobre ti, sobre tus experiencias, sobre mí, sobre mi felicidad, sobre recuerdos, sobre la gente, sobre la vida... Sobre todo. Empezamos a pensar en muchas cosas que hacer los cuatro en pareja pero nunca fueron.

Entonces llegó el verano, hubieron malos entendidos, cosas feas para ti que te dolieron y cambiamos radicalmente. Cada una empezó a hacer su vida, aunque, parecía que se estaba arreglando, sin embargo, en agosto acabó todo. Volviste a encerrarte en ti como ocurrió la otra vez, intenté buscarte pero no conseguí más que ignorancia por tu parte, pasó el tiempo e intenté buscarte, mi novio hizo lo mismo y no hubo éxito. Un e-mail enviado y ninguna respuesta recibida.

Y muchos se preguntarán, ¿a que viene esta entrada? Quizá a querer recordar buenos momentos vividos en mi juventud y a recordar a una persona que fue muy importante para mí, quizá a desahogarme de todo en cuanto a ti se refiere, pues, nunca quise perderte. Y te echo de menos, no voy a negarlo ni se me van a caer los anillos por decirlo, pero es así de simple. Echo de menos todo lo mencionado antes y todo lo vivido contigo, y al menos cuando veo fotos nuestras de pasadas en tuenti o en mi ordenador no puedo evitar pensar en todo lo que pasamos juntas y lo que se perdió.

En fin, aquí termina mi actualización.