12 dic. 2010

Minibalance 2010

Antes me bajé un CD que una de las canciones me hizo recordar el día o el momento que decidí renunciar al amor, que decidí pensar que eso no existiría para mí, o mejor dicho, que yo no estaba hecha para nadie ni que nadie estaba hecho para mí, pues, hicieran lo que hicieran yo siempre le veía pegas. Si pasan de mi porque pasan, si están cariñosos porque están cariñosos... En fin...

Pero entonces... apareciste tú y toda mi vida cambió por completo. De no creer en cuentos de hadas, ni de creer en que alguien pudiera sentir algo mínimo por mí, de no tener ese cariño constante, de no tener esas palabras cuando me vengo abajo, de no tener esos momentos, de no tener básicamente nada a tenerlo todo. Mi vida dio un giro de 360º de la noche a la mañana. Toda mi vida cambió. Y cambió para bien no, lo siguiente tampoco, quizá lo siguiente.

Ahora tengo a esa persona que se convirtió en mi vida en poco tiempo, que se convirtió en mis ganas de seguir adelante cuando no podía más, en mis ganas de querer seguir en la universidad cuando ella podía conmigo, en mis ganas de querer sonreír cuando no me quedan más lágrimas que echar, en todo lo que yo siempre había pensado pero dejé de creer.

Y ahora es cuando sonrío y me doy cuenta de lo afortunada que soy al tener alguien como él a mi lado, porque sé que por muchas discusiones que podamos tener, por muchas diferencias de opiniones que tengamos o por muchos piques tontos que tengamos, todo lo que sentimos es más fuerte que todo ello y si se pone en una balanza, se rompe, pues el peso de todo lo bueno vivido contigo no tiene significado en peso, ya que es imposible encontrarlo.

A veces me pregunto que dónde estuviste todo este tiempo, el problema es que lo sé pero nuestros caminos no decidieron cruzarse hasta principios de este año, cuando hiciste que mi vida que vagaba sin rumbo lo tuviera y lo tuviera para siempre.

Así que solo me queda agradecer a este 2010 el regalo que me dio, que creo que eres de las pocas cosas buenas que me han podido pasar este año —el tema del balance del año ya lo haré conforme se acerque más el fin de año, aunque no lo haré desde mi casa, sino desde el norte, Asturias—.

Que tengáis buen domingo, y a ti, que te amo con todo mi ser, gordito mío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios pasan por moderación, así que no te preocupes si tardas un poco en verlos publicados. Muchas gracias por pasarte y dejar tu huella.