7 dic. 2010

Recordar es bonito... (o no...)

Hoy me apetece hablar de ti así que la actualización va completamente por ti.

Digamos que te conocí por casualidad hace ya seis años cuando teníamos en común una asignatura pero, simplemente era eso, compartir la asignatura y la asistencia a clase, además de alguna que otra conversación momentánea.

Un año después compartimos algo más, compartimos un curso entero con todas las asignaturas incluidas y eso nos unió. Nos unió a compartir momentos de aburrimiento en clase, a contarnos nuestros secretos, a ayudarnos cuando lo necesitábamos, a ayudarnos con los deberes. Como no recordar cuando tú no podías llevar nada a clase y compartíamos los libros, cosa que no me importaba, así podíamos juntarnos cuando nos separaban de uno en uno... Empezamos con alguna que otra quedada tonta, algunas que otras fotos y conversaciones más profundas.

Al siguiente año volvimos a caer juntas y al siguiente otra vez, eran los dos últimos cursos de instituto y había que aprovecharlos a tope, o eso decíamos siempre. En ese tiempo tú te echaste novio con el cual aun duras, cosa que me alegro y me alegraré siempre, pues recuerdo cuando tenías miedo por esa relación y me lo confesaste a mí. En ese penúltimo año compartimos muchísimos momento de problemas en general de la vida, familiares, de amistad, asuntos de instituto...

El último año fue el más duro y el que conseguimos superar con sudor y lágrimas, como aquellos exámenes en los que teníamos chuletas hasta en las bragas, aquellas clases en las que nos pasábamos notitas en la cara de los profesores, aquella clases en las que no parábamos de reír por alguna tontería, por polladas nuestras o con más gente de la clase, los días en los que teníamos que visitar sitios para la asignatura aquella en la que no hacíamos nada. Además, de salir por ahí casi cada fin de semana, para hacernos nuestros reportajes de fotos, para hablar, charlar, reír... Para estar juntas.

Entonces pasó algo y fue el cambio a universidad, tú deseabas empezar esa carrera y yo la mía, queríamos ser universitarias y vivir ese mundo y esa vida, queríamos "ser mayores" como decíamos nosotras aunque al mismo tiempo nos negábamos a crecer, porque no íbamos a ser las mismas cuando maduráramos y dejáramos las tonterías atrás. Hubo un tiempo de seis meses en los que nos separamos por motivos que no recuerdo pero por un mensaje volvimos a unirnos y volvimos al cabo de casi nada de tiempo a ser las que fuimos y las que éramos. Volvimos a reír juntas & a estar juntas como siempre... Y así fue hasta hace casi un año, que yo te confesé que me estaba empezando a gustar alguien y me apoyaste al 100% en que apostara por esa relación ya que estábamos en las mismas circunstancias.

A raíz de ahí quedábamos casi todos los viernes para irnos al centro, al Parque del Oeste, al Paseo Marítimo y hablar, hablar y hablar... Hablar sobre ti, sobre tus experiencias, sobre mí, sobre mi felicidad, sobre recuerdos, sobre la gente, sobre la vida... Sobre todo. Empezamos a pensar en muchas cosas que hacer los cuatro en pareja pero nunca fueron.

Entonces llegó el verano, hubieron malos entendidos, cosas feas para ti que te dolieron y cambiamos radicalmente. Cada una empezó a hacer su vida, aunque, parecía que se estaba arreglando, sin embargo, en agosto acabó todo. Volviste a encerrarte en ti como ocurrió la otra vez, intenté buscarte pero no conseguí más que ignorancia por tu parte, pasó el tiempo e intenté buscarte, mi novio hizo lo mismo y no hubo éxito. Un e-mail enviado y ninguna respuesta recibida.

Y muchos se preguntarán, ¿a que viene esta entrada? Quizá a querer recordar buenos momentos vividos en mi juventud y a recordar a una persona que fue muy importante para mí, quizá a desahogarme de todo en cuanto a ti se refiere, pues, nunca quise perderte. Y te echo de menos, no voy a negarlo ni se me van a caer los anillos por decirlo, pero es así de simple. Echo de menos todo lo mencionado antes y todo lo vivido contigo, y al menos cuando veo fotos nuestras de pasadas en tuenti o en mi ordenador no puedo evitar pensar en todo lo que pasamos juntas y lo que se perdió.

En fin, aquí termina mi actualización.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios pasan por moderación, así que no te preocupes si tardas un poco en verlos publicados. Muchas gracias por pasarte y dejar tu huella.