20 ene. 2011

Día extraño

Igual que ayer tenía un día de puta madre, hoy he tenido un día de mierda. ¿La explicación? Pues no lo sé a ciencia cierta, solo sé que cuando me levanté el carácter ya estaba cambiado y me he tirado todo el día asqueada por el mundo y maldiciendo el vivir, sé que soy muy extremista pero cuando lo veo todo mal, es todo y no hay más. Se me agria el carácter, se me agrian la forma de ser y todo lo relacionado.

Así que nada, esperemos que acabe prontito el día que estoy harta del día de hoy. Quizá mañana me levante mejor pero teniendo en cuenta que madrugo no sé como estaré, además solo tengo que ir a clase para hacer unas fotocopias y me volveré, así que bonito viaje a la facultad para casi nada.

¿Y a ti que te digo? Solo decirte que ahora me tocan muchos días de estudiar, de agobiarme, de madrugar y todo lo que conlleva la "famosa época de exámenes" así que solo te pido un poquitín más de paciencia conmigo, pues, no creo que esté muy fina estos días y estaré totalmente asquerosa, solo espero poderme refugiar en ti cuando el techo de mi cuarto y mi casa se me venga abajo debido a apuntes, hojas y mierdas de clase... En fin, gracias por todo y te amo muchísimo mi vida.

19 ene. 2011

Pletórica

Hoy me siento pletórica.

Sí, no sé. Hoy es un día de esos en los que lo ves todo de puta madre pero al mismo tiempo te da un poco de miedo, no vaya a ser que algo venga y lo joda, como suele pasar siempre... Así que hoy espero que nada ni nadie me quite el optimismo que tengo y la felicidad que llevo. Los motivos son muy claros, no tengo ningún motivo para sentirme mal.

Y para que no se me queje, le diré que lo amo con todo mi ser y más allá. Que eres lo mejor que me ha pasado en la vida porque sé que nunca habrá nadie como tú en este mundo, porque eres único e inigualable. Podrán haber peores y mejores que tú pero nadie como tú, seguro. Y es que yo contigo encuentro la felicidad, encuentro el descanso, encuentro mi refugio cuando todo está oscuro y tengo miedo. Eres todo para mí y nunca comeremos perdices, ¿sabes por qué? Porque lo nuestro nunca tendrá final, será infinito como el universo.

Te amo, chiquitín.

18 ene. 2011

Cada persona es un mundo 2.0

Habiendo recibido quejas de que no he mencionado más allá de una frase por cierta personita, procedo a volver a actualizar hoy haciendo menciones más amplias y que, espero, que sean de su agrado, sino, te das con un canto en los dientes, bonito.

Quizá, podría enlazar esta actualización con la que hice anteriormente, ya que, creo que eres el único junto con mis padres que me ha aguantado borde, histérica, cabreada, enfadada, borde, rencorosa, orgullosa, estúpida... Y creo que por ello podríamos darte el premio a la persona con más paciencia del mundo porque para aguantarme a mí —¡y no digo por el peso, capullo!— habría que tenerlo muy claro, que no soy una chica nada fácil y que soy un tanto rara, como bien te comenté cuando te empezaste a enamorar de mí.

Así que solo puedo agradecerte todo el tiempo que has invertido en mí, y que has depositado en mí. Creo que no todas las personas del mundo podrían aguantar todo lo que has aguantado en cuanto a mi carácter se refiere, pues, si alguien aguanta tanto es porque verdaderamente está enamorado de la otra persona y sabe que aunque haya esa parte "fea" en el fondo hay un buen corazón y una buena persona, y que esos momentos feos son, eso, solo momentos feos puntuales.

Sé desde hace mucho tiempo que jamás podrá haber hombre como tú en el mundo, que tienes todas las cualidades que una mujer pudiera desear en un hombre, pues me haces realmente feliz siempre, y que, aunque, tengamos discusiones y puntos de vista diferentes sé que no serán lo suficientemente graves como para terminar esto que empezamos hará ya casi un año. Sé que nunca nadie podría igualarse a ti y que nadie jamás podrá quererme como tú lo haces ni darme todo lo que me has dado en este casi año.

Termino con un lo siento por todo y un te amo como nunca y para siempre.

Cada persona es un mundo

Supongo que cada persona tenemos nuestro carácter, que habrá rasgos buenos y rasgos malos. Seguramente, habrán rasgos malos que se puedan soportar o por el contrario no se puedan aguantar, sin embargo, creo que cuando te enamoras de alguien acabas por idealizarla y ver solo lo bueno de esa persona pensando que no hay nada malo en ella, entonces es cuando llega el momento de que una persona ofrece de sí su parte maligna, es decir, sus rasgos malos y feos, y es cuando el volcán entra en erupción.

Nunca he estado a favor de que tengas que cambiar por una pareja, si eres así y esa persona te conoció así has de seguir así, ya que te quiso y te quiere por como eres no por como a esa persona le gustaría que fueses. No obstante, hay algunos rasgos que pueden ser propios de esa persona que si se cambian o se disminuyen hasta que desaparezcan sería mejor para ambos y, sobre todo, para ti, pues es un reto personal el querer cambiar cuando ya has crecido y madurado una parte de ti que ya está bien construída y firme en tu persona.

Por poner un ejemplo, yo tengo muchos rasgos malos y feos.

Soy muy orgullosa, pienso que el orgullo va ante todo y que por nada ni nadie has de perderlo, pues si lo pierdes, pierdes la persona, porque eso es lo que se ve de ti. Pero a pesar de ello más de una vez me lo he tenido que comer con patatas, pues, como bien me dijo una vez alguien más vale perder el orgullo por las personas que quieres, que perder a las personas que quieres por el orgullo. Eso sí, que no se convierta en costumbre, que por otra parte la pérdida del orgullo viene enlazado con la dignidad como persona.

Soy también, muy rencorosa. Cuando alguien me hace algo malo, o algo que me molesta, me afecta o atenta contra mi persona, puedo llegar a perdonar casi siempre, pero nunca o casi nunca logro olvidar eso que pasó. Y, puede, —cosa fea por mi parte— que tarde o temprano acabe "echando en cara" lo que ocurrió esa vez. Sé que el rencor no es bonito, pero forma parte de mí.

Otro aspecto a destacar por mí, es mi mal carácter. Lo explico, me suele pasar que, a veces, no sé por qué, será un chip instalado en mi cabeza puedo contestar de una forma borde, grosera, estúpida, asquerosa... Y a otra persona pueda molestar. Quizá este sea el peor de mis defectos, mis padres me lo han dicho siempre desde hace varios años y aunque intento no ser así, no puedo evitarlo. Quizá, es que no me he tomado en serio el cambiar eso de mí y por ello siempre soy así.

Obviamente, tengo muchos más... Como que soy una persona fría y arisca muchas veces cuando alguien es cariñoso conmigo, o que soy algo vaga y pasota. En fin, que también tengo mi parte buena, eh! Suelo ser muy payasa & casi siempre estoy de bromas, lo malo de mis bromas que suelen ser irónicas y a no ser que me conozcas algo-bastante puedes tomártelas a mal o no pillarlas. Sobre todo, sé escuchar a las personas cuando tienen un problema o necesitan una vía de escape para desahogarse y pongo todo lo que esté en mi mano para que a esa persona se le olvide el problema o tome un menor grado.

Creo que me he enrollado bastante, pero quería aclarar estos puntos básicos para poner en aviso a todo mi entorno. No me gusta ser borde ni ser estúpida, pero a veces, no puedo o no sé controlarlo, habrá que hacerle caso omiso, ¿no?

Que paséis buena tarde.

Eso sí, me gustaría hacerle una mención especial a una amiga mía —que aunque tenga pocos seguidores en este blog— por si acaso tengo uno nuevo no dejéis de visitar este blog: http://emelinoctis.blogspot.com/

Y a ti, que te amo con todo mi ser.

15 ene. 2011

Intento fracasado

Cada día me doy más cuenta de que el pensar no es bueno... De que pensar, comerte la cabeza, rayarte, como quieras llamarlo no es bueno.

Es por eso que hoy me he dado cuenta que solo ocultaba el sentimiento que me produce separarme de tus brazos, que aun no asimilé que hace cinco días me separé de ti para volverte a ver pronto —se supone—. Y es que me cuesta salir a la calle, ir por la ciudad viendo parejas cogidas de la mano, viendo parejas riéndose y abrazándose, viendo parejas riendo porque se han hecho una foto y no han salido bien... Me cuesta ir por la calle, mirar a ambos lados y verme sola. Ver que no tengo esa otra parte de mí que me sujeta por la mano firmemente, que de repente me da un beso o me dice cualquier cosa para que me pique.

Parece que esos sentimientos que suelo tener tras separarme de ti han salido con unos días de retraso, parece ser que mi cuerpo esta vez quiso intentar no "echarte de menos" pensando que pronto nos veríamos, pero se me da muy mal fingir cosas que no siento. Siempre se me nota cuando me pasa algo aunque quiera disimularlo, esta vez lo intenté pero fracasé... He vuelto a llorar por ti.

Y como siempre suelo decir, cuestión de asimilación es lo que me toca.

Te amo, gordito mío.

12 ene. 2011

Distancia... ¿qué es eso?

¿Cuántas veces habéis pensado que un amor a distancia no funciona o que nunca estaríais dispuestos a luchar o arriesgaros por una relación fuera de tu ciudad? Supongo que muchas personas lo habréis pensado infinitas vecees, creo que no me equivoco. Pero, ¿qué pasa el día que te das cuenta que la única persona que puede darte todo lo que necesitas —excepto lo relacionado con lo físico— se encuentra a 1044 KM de distancia? En ese momento te paras a pensar en si eso merece la pena y al final, conforme va pasando el tiempo más necesitas esa persona y acabas apostándolo todo por esa persona.

Eso es lo que me pasó a mí. Después de tantas personas conocidas en mi vida, llegó la persona que siempre estuve buscando y nunca encontraba, la encontré a pesar de todos los kilómetros que nos separan y entonces pude encontrar y saber lo que es la felicidad plena y llana. Es cierto que no puedo ir a dar un paseo con él cada día, ni puedo darle un abrazo cuando me plazca, tampoco podemos ir a comer o cenar juntos, ni podemos celebrar aniversarios juntos —a veces—, tampoco puedo irme a tomar un café con él por la tarde o recogerme al salir de clase. Pero eso creo que puede pasar a un segundo plano cuando esa persona te escucha si estás mal, ríe contigo con tus alegrías, te cuenta sus más profundos secretos, te apoya cuando nadie lo hace, te anima si te sientes mal, te "abraza" sin que te des cuenta para que te animes, te comprende como nadie puede hacerlo...

Es decir, una persona a cientos de kilómetros de ti es cierto que no puede darte muchas cosas que podría darte alguien de tu misma ciudad, pero a mí desde hace casi un año prefiero hablar con él y que me apoye cuando lo necesito, a tener a alguien aquí que sea un gilipollas. Así que si alguien que lea esto está pensando en embarcarse en un barco que lo lleva hacia una relación a distancia, móntate en ese barco sin miedos y sin pensártelo dos veces porque puede ser la persona que siempre has estado buscando y la persona que ha nacido para ser tu otro yo y a pesar de la distancia sabrá hacer que tu vida sea sin descripción con solo hablar con esa persona. Además, los momentos juntos serán más intensos y mucho mejores.

Claro que prefiero tenerte aquí, pero sabiendo lo que hay creo que nunca lo podríamos llevar mejor. Nos vemos casi cuando queremos y hablamos más que cualquier pareja "normal" lo hará o eso pienso yo.

Gracias por haberte esperado por mí y haber aguantado mis días de dudas sobre embarcarme o no, porque ahora que me embarqué en este viaje sé que este viaje nunca podría hacerlo con otra persona y que muy pronto esa distancia la echaremos a un lado y podremos estar como una pareja "normal" aunque creo que los momentos vividos a distancia son indescriptibles e inolvidables.

Te amo, José María ♥

11 ene. 2011

Y ese día llegó...

Llegó el día en el que madrugamos un poquito, yo tuve que poner mi maleta grande encima de la cama y llenarla entera de ropa, para poder meterla ordenadamente. Como no, dejando alguna que otra cosa allí porque si no podría superar el límite de peso, y así ya, para otra vez, tengo ropa allí en tu casa.

Llegamos al aeropuerto habiéndonos perdido, por despiste de meternos en una salida que no era, quizá nuestro subcosciente quería que no llegaramos al aeropuerto. ¿Solo el subconsciente? Yo creo que todo el cuerpo completo. Y entonces llegó el momento que más temía, pasar por los controles de seguridad del aeropuerto y darte el último beso y el último abrazo hasta a saber cuando. Pasé por allí, subí las escaleras mecánicas viéndote por última vez y entonces me derrumbé, estuve llorando hasta montarme en el avión, y allí seguí y seguí... Luego, cuatro horitas en el aeropuerto esperando el siguiente avión entre hablar por teléfono, comer, fumar y llorar. Y supongo que el verbo ese: "llorar" será el que más usaré estos días hasta que asimile y me "acostumbre" a estar sin ti.

Y supongo que habrá gente que pensará que es un poco absurdo estar con alguien a 1044 KM de distancia y que cada vez que nos vemos, la despedida es llorar y asimilación pero es que yo creo que nadie, y digo NADIE puede enamorarse jamás como nosotros. Creo que nadie jamás podrá sentir esto que siento por ti y esto que sientes por mí, porque en la vida pensé que se podría querer tanto a alguien estando tan lejos, bueno, mejor dicho jamás pensé que se pudiera querer así pero me equivocaba...

Estar contigo es como otra vida, es como encontrar la felicidad completa. Cuando estoy contigo no existen los problemas, pues si hay tú haces que pasen a un segundo grado y si hay discusiones se solucionan rápidamente pues no hay que desperdiciar el tiempo en gilipolleces...

Así que ahora solo toca asimilar, pensar con la cabeza y saber que próximamente estaremos juntos sí o sí, que es un mes, que son dos... Pero nos veremos muy pronto y que dentro de poquito tiempo podremos estar juntos por fin, lo sé. Sé que muy pronto la distancia se quitará porque uno de los dos tendremos que ceder a "nuestra vida" y cambiarla por el otro y seremos completamente felices.

Gracias por estos días conmigo, por cada segundo junto a mí, por cada beso, por cada abrazo, por todo y más. Por todo lo que me haces sentir, por todos nuestros momentos, por nuestros momentos en tu coche, por las tardes jugando al a wii, por las mañanas jugando a la wii, por los paseos por Avilés, Parque Principado, Azabache, Parque Astur, las noches liando cigarros con tu madre mientras te dormías, por los momentos guarros, por esa mañana de risas en el monte, por hacer que mi nochevieja no fuera con tristeza, por TODO, gracias por existir, gracias por quererme... En fin, infinitamente gracias.

7 ene. 2011

Noche en vela

Esta noche me he dado cuenta que lo más bonito que puedes tener es despertar o, mejor dicho, no poder dormir, abrir los ojos, mirar a tu lado y ver como la persona que más amas en este puto mundo está a tu lado con los ojitos cerrados durmiendo y descansando. Poderlo ver así y querer que ese momento no termine nunca, acurrucarte en su regazo y oír su corazón como late rápidamente y notar su calor junto a ti. Quizá por eso no me importa no tener sueño, no me importa no dormir y no me importa mañana tener un poquito de sueño cuando suene el despertador, pues, esta tranquilidad de poder ver a esa persona en el silencio de la noche es algo especial que solo las personas enamoradas pueden entender.

Así que, descansa, gordito mío, descansa que te mereces dormir y disfrutar estas horas en la cama. Mañana el día amanecerá y me tendrás a tu lado como estos días atrás en los que podremos estar juntos y disfrutar cada segundo haciendo lo que sea.

Gracias por estos días que hemos pasado juntos, por cada mirada tuya y gesto hacia mí, por cada abrazo y beso. Simplemente, gracias por haberte cruzado en mi camino y ser mi vida completamente. Eres lo mejor que me ha podido pasar en mi vida y lo que siempre he deseado tener. Gracias por haber querido hacer tu vida conmigo y por querer compartir tanto y tanto junto a mí. Esto es solo un pequeño tiempo de todo el que pasaremos juntos.

Te amo, mi vida.

6 ene. 2011

Egoísmo no, gracias

Pensaba que el egoísmo solo abarcaba mi entorno y que los que pensaban así eran porque no tienen lo que yo para poderlo entender y no pensar como se piensa pero me equivocaba, en cada persona de este puto mundo yace un poco de egoísmo, quizá es que cuando se repartió el egoísmo se dio un poquito para todos y así todos estaban igual, porque en esta vida parece que el ser bueno o ser buena gente no está muy bien visto y cuanto más hijo de puta y cabrón eres mejor, porque ¿para que ser buena gente cuando se puede ser un cabrón? ¿para qué ponerte en el lugar de otra persona viendo las circunstancias que hay? ¿para qué?

¿Tan difícil es de entender esto que pasa? ¿Tan difícil es de entender que hay que disfrutar cada segundo al máximo? Creo que sí, creo que nadie es consciente de que para nosotros el vernos no es un mero capricho, es una necesidad y que ya lo pasamos mal estando cada uno en una puta punta como para que estando juntos nos tengan que joder separándonos uno puto día que para nosotros es un "milagro" el poderlo disfrutar juntos.

Gracias a cada persona que hace que esto se nos haga más jodido y más cuesta arriba porque solo nos hace ver lo que nos necesitamos y lo que sentimos el uno por el otro y solo así nos hace reforzar esto tan grande que tenemos porque no habrá nada ni nadie en este puto mundo que consiga hacer que esto que hemos construído a base de lágrimas, dolor y sufrimiento se destruya por el egoísmo que nos rodea cada día.

4 ene. 2011

Tan frío y tan cálido...

Ya han pasado 9 días desde que cogí ese avión que me trajo a esta tierra tan fría pero tan cálida a la vez, y quedan 6 días para que llegue el día del regreso a mi tierra cálida pero fría...

He pasado unas navidades diferentes a las que estaba acostumbrada a tener desde hacía muchos años, he pasado la navidad con la familia de mi pareja, he dado paseos y vueltas por tierras que no conocía —Tineo, Grado...— he ido a discoteca con mi novio los dos solitos sin que nada ni nadie pudiera sentirse en medio o sentirse que sobraba, y como no, he pasado la nochevieja junto a la personita más importante de mi vida. Nos comimos las uvas con risas y descojone y luego nos dimos un beso para celebrar el año nuevo y nuestros 11 meses juntitos...

¿Quién nos lo iba a decir? ¿Quién nos iba a decir hace un año que ahora íbamos a estar así? Yo en Asturias, a 1000 KM de mi casa celebrando contigo tantos meses y unas navidades... Pero, ¿sabéis que os digo? Que no cambio por nada estos 17 días que he venido a pasar aquí, no cambio por nada ese viaje en avión que hice y que haré, no cambio por nada ese abrazo que te di y ese beso que te di, no cambio por nada tus ojitos y tu cara cuando viste mis regalos, no cambio por nada, nuestras tardes jugando a la WII, a la XBOX o dando paseos muriénonos —mejor dicho, muriéndome— de frío contigo a mi lado, no cambio por nada esas mañanas yendo a por tabaco, a comprar, a recoger a tu madre...

No quiero cambiar por nada del mundo estos días que he pasado y me quedan por pasar contigo, y sé que cuando llegue a Málaga se hará duro como siempre se nos hace, sé que lloraré durante los días posteriores y me costará otra vez asimilar que ya no te tengo a mi lado cuando abro los ojos, ni tengo a nadie que me tapa si por la noche amanezco sin manta, que ya no tendré a nadie que me haga el café, a nadie que me coja la mano por la calle, a nadie que me abrace así porque sí... Y no sé cuando nos volveremos a ver, pero tengo que ser positiva y pensar que será pronto y que volveremos a pasar los mejores días de nuestras vidas...

Gracias por hacerme pasar unas navidades diferentes y con ilusión, gracias por cada beso y cada abrazo que me das, gracias por cada noche en la que estamos juntos, gracias por preocuparte por mí, por sacarme sonrisas si echo de menos mi tierra.

Gracias por ser mi vida sin más.

Te amo, gordito.