11 ene. 2011

Y ese día llegó...

Llegó el día en el que madrugamos un poquito, yo tuve que poner mi maleta grande encima de la cama y llenarla entera de ropa, para poder meterla ordenadamente. Como no, dejando alguna que otra cosa allí porque si no podría superar el límite de peso, y así ya, para otra vez, tengo ropa allí en tu casa.

Llegamos al aeropuerto habiéndonos perdido, por despiste de meternos en una salida que no era, quizá nuestro subcosciente quería que no llegaramos al aeropuerto. ¿Solo el subconsciente? Yo creo que todo el cuerpo completo. Y entonces llegó el momento que más temía, pasar por los controles de seguridad del aeropuerto y darte el último beso y el último abrazo hasta a saber cuando. Pasé por allí, subí las escaleras mecánicas viéndote por última vez y entonces me derrumbé, estuve llorando hasta montarme en el avión, y allí seguí y seguí... Luego, cuatro horitas en el aeropuerto esperando el siguiente avión entre hablar por teléfono, comer, fumar y llorar. Y supongo que el verbo ese: "llorar" será el que más usaré estos días hasta que asimile y me "acostumbre" a estar sin ti.

Y supongo que habrá gente que pensará que es un poco absurdo estar con alguien a 1044 KM de distancia y que cada vez que nos vemos, la despedida es llorar y asimilación pero es que yo creo que nadie, y digo NADIE puede enamorarse jamás como nosotros. Creo que nadie jamás podrá sentir esto que siento por ti y esto que sientes por mí, porque en la vida pensé que se podría querer tanto a alguien estando tan lejos, bueno, mejor dicho jamás pensé que se pudiera querer así pero me equivocaba...

Estar contigo es como otra vida, es como encontrar la felicidad completa. Cuando estoy contigo no existen los problemas, pues si hay tú haces que pasen a un segundo grado y si hay discusiones se solucionan rápidamente pues no hay que desperdiciar el tiempo en gilipolleces...

Así que ahora solo toca asimilar, pensar con la cabeza y saber que próximamente estaremos juntos sí o sí, que es un mes, que son dos... Pero nos veremos muy pronto y que dentro de poquito tiempo podremos estar juntos por fin, lo sé. Sé que muy pronto la distancia se quitará porque uno de los dos tendremos que ceder a "nuestra vida" y cambiarla por el otro y seremos completamente felices.

Gracias por estos días conmigo, por cada segundo junto a mí, por cada beso, por cada abrazo, por todo y más. Por todo lo que me haces sentir, por todos nuestros momentos, por nuestros momentos en tu coche, por las tardes jugando al a wii, por las mañanas jugando a la wii, por los paseos por Avilés, Parque Principado, Azabache, Parque Astur, las noches liando cigarros con tu madre mientras te dormías, por los momentos guarros, por esa mañana de risas en el monte, por hacer que mi nochevieja no fuera con tristeza, por TODO, gracias por existir, gracias por quererme... En fin, infinitamente gracias.

1 comentario:

  1. Me ha encantado el mensaje, yo soy una de las personas que te comprende, porque me pasa lo mismo que a ti. Nuestras parejas están separadas durante muchos Km. Yo mis 10 días que pase con mi amor fueron los mejores, el ultimo día con ella fue el mejor y el peor. El peor porque no me quería ir, quería estar siempre junto a ella no separarme.

    Los primeros días no podía dormir, me sentía vació, mi cama estaba vacía, mis tardes están vacías, necesito estar con ella. Lo único que me consuela es que me falta 1 mes para estar junto a ella.

    Se lo que pasáis vosotros y sois una pareja maravillosa, ¡¡seguir así!!

    ResponderEliminar

Los comentarios pasan por moderación, así que no te preocupes si tardas un poco en verlos publicados. Muchas gracias por pasarte y dejar tu huella.