11 feb. 2011

Equivocarse es humano

La vida es algo que nos regalan, algo que te viene sin esperarlo y entonces comienzas a vivir —valga la redundancia—, comienzas a vivir y, al principio, piensas que todo lo que dice un ser supremo, es decir, tus padres en este caso, es lo más importante que hay y que no se puede discutir, que siempre tienen razón. Pero resulta que no eres pequeño siempre, la vida sigue y comienzas a crecer, comienzas a crecer y a tomar tus propias decisiones, decisiones de las que podrás salir perjudicado o al contrario, muy contento y feliz. Por eso se dice aquello de: »de los errores, se aprende«.

Y, entonces, ¿qué pasa cuando tienes un error que puede afectar a tu entorno, a lo que puedan pensar de ti o a tu futuro? ¿qué pasa si has decidido seguir un camino, pero justo cuando estabas llegando al final te has dado cuenta de que ese no era tu camino, qué te equivocaste? Piensas que puedes seguir, total, luego puedes tomar otro camino, ¿no? Pero, ¿por qué? Si me he dado cuenta a tiempo que no quiero seguir, ¿por qué debo seguirlo? ¿por qué debo seguir algo que no me hace feliz y solo hace atormentarme y estar como un espectro por la vida? ¿por el simple hecho de ser
»mejor«, de decir: He llegado a este camino, lo he conseguido y tengo un camino recorrido en mi vida? Pienso que si sigo ese camino estaré desaprovechando otras oportunidades u otros caminos que quiero hacer, y que en el futuro puede ser demasiado tarde.

Pero es que yo no quiero seguir ese camino, mi camino ha acabado aquí, justo en la mitad. Me he dado cuenta que quiero cambiar mi camino a otro que tengo previsto. No quiero dejar este camino para deambular sin rumbo hacia algo que me llame la atención. No. Quiero ponerle fin a esto, quiero terminar con esto que comencé pero siento miedo. Siento miedo por el qué dirán de esos seres supremos, ya que a pesar de que creces y tomas tus propias decisiones, siempre están ahí con:
»Ese camino es el mejor para ti«.Un momento. ¿Mejor para quien, para ti o para mí? Porque yo ya he decidido que no quiero seguirlo. ¿Por qué debo seguirlo? ¿Por qué tu pienses que es mejor para mí? ¿No puedo equivocarme sola, no puedo caer y levantarme?

Creo que empieza un momento en la vida —no sé cuando exactamente, pues para cada persona es diferente— en el que quieres volar, quieres tomar tus propias decisiones, quieres vivir a tu modo y que nadie te tenga que decir lo que tienes que hacer. Y creo que mi momento ha llegado, ha llegado el momento de querer volar, de querer vivir mi vida, de hacer las cosas a mi modo. ¿Que me caigo? Me levantaré, pues el ser humano es el animal que si no tropieza, no es feliz.

No sé cómo acabará todo, no sé como estarán las cosas de aquí a un breve corto de tiempo, pero sé que debo elegir algo por lo que querer seguir adelante y ahora encontré el motivo, encontré eso que me faltaba unos días atrás para saber que tengo algo que hacer en esta vida y que no estoy perdiendo el tiempo y desperdiciando años de mi vida que no volveré a tener. Ahora solo quiero que esos seres supremos sepan entender y que entiendan. Creo que no pido tanto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios pasan por moderación, así que no te preocupes si tardas un poco en verlos publicados. Muchas gracias por pasarte y dejar tu huella.