1 feb. 2011

Solo un año pero millones de recuerdos.

Uno, dos, tres............ trescientos sesenta y cinco días. Eso equivavale a cuarenta y ocho semanas apróximadamente, es decir, doce meses. Un año. ¿Hoy hace un año? ¿Un año de qué? Quizá desde que comenzamos aquella historia después de tanto sufrimiento y tanta rayada de cabeza.

Todo empezó cuando volví a hablar contigo después de tanto tiempo, comenzamos por charlas esporádicas, que se convirtieron en charlas diarias cada día de horas, en los que cuando uno de los dos nos íbamos, el otro lo echaba en falta. Entonces, ocurrió algo y se cortó la comunicación. Después de navidades comenzó un año nuevo, el 2010. Un año que, para mi, no pensaba que pudiera ser tan especial y tan señalado, un año que empezó como otro cualquiera, con un ciego entre amigos y una resaca al día siguiente. Pero ese año todo iba a cambiar para mí.

De repente apareciste, apareciste y volvimos a tener esa misma confianza y comunicación que habíamos tenido un par de meses atrás, volvimos a unirnos, a contarnos las confidencias, a contarnos las penas, a hablar como amigos de toda la vida. Y entonces, servidora empezó a tenerte mucho más presente que de costumbre, empezaba a pensar más en ti de la cuenta, empezaba a echarte de menos cuando no estabas, a querer hablar contigo a todas horas y a querer que nunca te volvieras a ir. Sin embargo, no todo fue así, días después tras alguna que otra conversación decidimos ser buenos y grandes amigos, pero era imposible verte como tal, cada día quería más tenerte conmigo a pesar de la distancia y del miedo que me daba tirarme de nuevo a la piscina por pasarlo mal.

Un día me levanté —01.02.2010— y decidí que tenías que ser mío, no quería leer de ti que tuvieras novia o que hubiera otra persona que te importara más que yo, necesitaba que solamente tuvieras ojos para mí pero aun el miedo seguía pudiendo conmigo, no me dejaba avanzar todo lo que yo quería, así que en un "lugar" decidí pedirte salir conmigo y aceptaste del tirón después de las risas —normal, ahora lo pensamos y siempre nos reímos—. Empezamos a tener "algo" pero no estaba del todo serio, aunque no parábamos de decirnos cada día mil ñoñadas y tonterías, aunque eso sí, todo escrito, por micrófono no podíamos decir nada de amor porque éramos demasiado vergonzosos.

Entonces llegó esa noche. La noche de la madrugada del 12.02.2010 estábamos los dos hablando por micrófono mientras decíamos tonterías escribiendo y viceversa, no parabas de escribirme cosas bonitas y frases que me encantaban, pero necesitaba oírla de ti. Necesitaba oír esas dos palabras, y aunque te costaron unos segundos, de tus labios rápidamente salieron: "Te quiero". Y cuando oí esas palabras, pensé para mí que cada día querría oír esa frase tuya y sé que no me iba a cansar nunca. Después de ello, me fui a mi cuarto a estudiar, pues, al día siguiente tenía un examen. Pero no quedó todo ahí. Me conecté en mi habitación desde el móvil para decirte que quería estar contigo, que me daba igual la distancia, que me daba igual si nos viéramos pocos, pero esas palabras quería oírlas cada día hasta que te quedaras sin saliva, quería apostar por ti y por esto que tanto miedo me daba. Y fíjate, un año desde aquellos días.

Después de ello pasamos una racha "mala", es decir, yo me quedé sin ordenador casi dos o tres semanas y solo podíamos comunicarnos por el móvil, pero claro, la factura es la factura. Esos días lo pasé realmente mal pero tú supiste estar ahí haciéndome reír cada noche diciéndome que nos iríamos a vivir debajo de puente, volaríamos en aviones de papel, navegaríamos en barquitos de papel y venderíamos el pescado que anteriormente habíamos pescado —valga la redundancia— para poder vivir juntos en la misma ciudad.

Luego empezó nuestra primera cuenta atrás con aquel viaje a Madrid, aquel viaje que para nosotros será el comienzo de todo. Aquel viaje donde pude abrazarte, besarte, mirarte a los ojos, decirte que te quiero, sentirme querida, protegida, arropada... Aquel viaje que a pesar de solo haber pasado casi un año de ello, es para mí como un sueño que jamás pensé que hubiera podido hacerse realidad tan pronto.

En Abril, marchaste a Alicante con tu familia pero yo no pude ir, tuve que quedarme en mi tierra, pero tú hiciste lo imposible para que en mayo pisaras mi ciudad y la conocieras, conocieras a mis padres y estuvieras conmigo otra vez. Pasamos cinco días maravillosos, fue corto el tiempo pero intensos los momentos.

Entonces comenzó mi época de exámenes en la universidad, por lo que yo no podría salir de mi tierra hasta principios de julio y al final, tras muchas dudas y mucho miedo a la respuesta de mi familia, aquel 23 de julio a las 21:00 apróximadamente te estaba recogiendo en el Estadio de La Rosaleda de Málaga, y ahí comenzó nuestro verano. El 26 de julio cogimos el coche camino de Asturias, pasamos 12 horas metidos en un coche los dos solos, escuchando música, comiendo, riéndonos, haciendo el tonto... Vamos, un viaje, que ojalá algún día muy pronto podamos repetir juntos. ¿Y qué decir de ese verano? Conocí a tu familia, tu entorno, tu vida, tus costumbres... Aquellos días pintando tu casa, limpiando, aquella escapadas nocturnas por tu barrio. Y aquel viaje a Alicante, Relleu. Aquellas mañanas en la piscina, aquellas noches jugando al parchís, al chinchón o al Party & Co... Y para terminar, las vacaciones en Málaga. Quince días que pasamos en un piso de Málaga en el que vivimos la feria de Málaga, tanto de noche como de día, las salidas con mis padres o la comida familiar de mi abuela.

Más tarde, antes de empezar las clases volví a tu tierra, unos trece días que pasé junto a ti. En los que podremos recordar aquel percance de tu diente, la visita a Covadonga, y cada momento junto a ti.

La última vez que pisaste mi tierra fue en Octubre, por mi cumpleaños, cuando a pesar de todo lo que se nos venía en nuestra contra, pudimos contra viento y marea para pasarlo juntos. Y esa noche a las 0:00 en punto estabas a mi lado felicitándome mientras veíamos el Barcelona - Sevilla, y al día siguiente pudimos celebrarlo con mis padres y con mis amigos. Era mi primer cumpleaños junto a alguien, fue el primer cumpleaños de mi vida en el que alguien se preocupaba por mí y me decía "felicidades" regalándome un beso en los labios.

Y entonces llegamos a las navidades. Unas navidades diferentes pero únicas y especiales. El día 25 aterricé en Asturias para pasar contigo ese día, la Nochevieja y el día de Reyes. ¿Qué decir? Que fueron las mejores navidades que pude pasar en mi vida, porque fue la primera en muchos años que tenía esa ilusión por la navidad. Aquel cambio de año y a la vez aniversario nuestro contigo a mi lado fue lo mejor. Aquellas tardes, aquellas mañanas, aquellas noches... En fin todo de ti.

Y entonces llegamos a la fecha actual: 01.02.2011. Un año... Todo lo que nos ha pasado en un año, ¿verdad? Porque no todo ha sido un camino de rosas, en ese camino nos hemos encontrado muchísimas espinas y algunas muy pero que muy grandes. Pero hemos sabido saltarlas y seguir el camino juntos, pues, si hace un año decidimos que esta vida íbamos a vivirla juntos, no va a ocurrir nada que haga que se rompa nuestro camino.

Así que llegado a este punto de la actualización solo me queda agradecerte por cada segundo que me has dedicado, por cada minuto que has estado conmigo, por cada instante que has sabido hacerme reír y hacerme completamente feliz. Gracias por haber aguantado tanto conmigo, por haber tenido paciencia en unos momentos, por haberme regañado en otros. Gracias por ser lo que yo siempre estuve buscando y jamás encontré, gracias por haberme abierto los ojos y enseñarme que el amor existía. Gracias por haberme cambiado la mirada hacia ti y saber que esto que empezamos era por y para algo y ahora sé por y para qué es. ¿Por qué? Sencillo, porque nos queremos como muy poca gente puede quererse en este mundo tan mierda. ¿Para qué? Para tener siempre esa otra persona que siempre necesitaremos a lo largo de nuestra vida.

Y solo estoy deseando de que pase el tiempo, que nuestra historia que comenzamos un 01.02.2010 sea infinita, pues, no quiero nada más si te tengo conmigo.

Te amo, José María.

1 comentario:

  1. ¡Toma ya! No me esperaba esta actualización... Si bien es verdad que ayer me dijiste que actualizarías... pero mírame... yo también lo dije, y al final nanai... creo que todo lo que quería decirte se quedó en esa carta... o quizá te lo digo cada día... y no me sale nada que decir aquí...

    Nose... lo único que se, esque estoy deseando, en cuanto acabes los exámenes y el dinero me lo permita, claro está, bajar a verte...

    Estoy harto de la distancia, y mas en estos días en los que querría comerte... y abrazarte... Pero bueno, que te voy a contar a tí a estas alturas XD

    Decirte que jamás esperaba estar con nadie tanto tiempo, ni tan rápido coger esa confianza como cogí contigo...

    Porque, en mi opinión, el hecho de estar tan lejos, ha hecho que lo nuestro vaya mucho mas rápido... aunque pasemos menos tiempo, es como si en lugar de 1 año lleváramos 4 o 5 o 6 de cualquier pareja normal... ya que estoy seguro, que ninguna pareja habla tanto como nosotros... ni estando en la misma ciudad... ni aun siendo vecinos xDD

    Así que en cuanto se pueda, celebraremos este año juntos.. celebraremos que somos felices por tener a nuestro sueño a nuestro lado, y reiremos, y lloraremos, y brindaremos por lo nuestro, y ésto último lo haremos año tras año... porque, ¿sabes? esto no tiene fin... Así que te quedarás sin comer perdices :P

    Te amo mas que a nada y por encima de todo... para siempre princesa... 1210# ... hasta el final.

    Te amo (L)

    ResponderEliminar

Los comentarios pasan por moderación, así que no te preocupes si tardas un poco en verlos publicados. Muchas gracias por pasarte y dejar tu huella.