12 feb. 2011

A ver quien puede más

Acabo de encontrar el motivo por el cual mi vida va a seguir tal y como estaba. Acabo de encontrar una única cosa por la cual quiero seguir como hasta ahora.

Digamos, que todas las personas tenemos algo que cuando la tocan se te enciende esa luz que te hace estar alerta, pues, eso es lo que me acaba de pasar. Acaban de tocarme donde más me duele: orgullo propio. Acaban de darme ahí, justo en el medio y acabo de abrir los ojos y darme cuenta de todo.

A mí, no hay cosa que me joda más que me reten a algo o me empiecen a recriminar que no sirvo para algo, que es que no soy capaz, que no tengo espíritu de sacrificio... En resumidas cuentas, "los seres supremos" acaban de decirme en mi cara que si no sigo en el camino por el cual no tengo motivación es, simple y llanamente, porque no me creo capaz de terminarlo, no porque no me guste o porque haya algo que me guste más. No. Es, por lo mencionado antes, porque no soy capaz.

Ahora mismo acaba de empezar una racha nueva para mí, una racha con mucho rencor guardado, con mucha mala hostia guardada y con un objetivo en la vida: Terminar la carrera. ¿Por qué? Porque se me ha retado indirectamente, se me ha retado a que no soy capaz. Es cierto, que se me va a hacer duro, que tendré días de bajones y llantos, pero aunque me deje la vida en ello, seguiré adelante, para demostrar a esas personas que no confían en mí que puedo hacer lo que me plantee en cualquier momento de mi vida. Y que, de aquí a dos años, mi vida dará un giro de 360º y en ese momento nadie me lo prohibirá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios pasan por moderación, así que no te preocupes si tardas un poco en verlos publicados. Muchas gracias por pasarte y dejar tu huella.