26 mar. 2011

La vida no es tan mala

Creo que nadie y repito, nadie, es consciente de la suerte que tiene simplemente por haber nacido y abrir los ojos en este mundo. Es cierto que últimamente no paran de pasar desgracias en el mundo y que poco a poco van aumentando, pero siendo egoístas habrá que pensar que —de momento— a nosotros no nos ha ocurrido eso y tenemos que alegrarnos de ello.

El problema está en que nosotros hemos sido "hechos" de una forma que nos venimos abajo por muchas cosas, dependiendo de la persona, nos venimos abajo por tonterías o, quizá, tenemos más aguante. La cosa es que, aunque no lo admitáis, sabéis que por x cosas ya pensamos que la vida es una mierda. Y creo que nadie se para a pensar que la vida está hecha para disfrutarla y, obviamente, para sufrir; pues, ¿pensáis que os van a dar todo hecho? No, señor. Para querer lo que realmente queremos, tendremos que sufrir, caernos, levantarnos y así sucesivamente, el problema está en que por ejemplo nosotros —al en torno que yo me refiero— somos unos adolescentes casi adultos que pensamos que nuestros problemas son los más graves del mundo y no pensamos realmente en lo que tendríamos que pensar.

Tendríamos que pensar que tenemos suerte de haber pisado la tierra, lo primero y, que, a pesar de que haya cosas que no tengamos o no nos salga bien, la vida no es más mieda, sino que tenemos que luchar por conseguir eso y no rendirnos.

Sinceramente, pienso, que la vida quien más la valora son las personas mayores, los viejecitos que veis por las calles solos andando, o sentados en un banco en grupo o tus propios abuelos. Ellos han vivido bastante más que nosotros y claro que habrán pasado por el estado de "mi vida es una mierda" pero ahora que son mayores se dan cuenta que la vida ha merecido la pena vivirla por conocer a personas que ahora son su familia o sus amigos, o, por orgullo propio haber conseguido alcanzar alguno de sus sueños. Y ahora solo les queda esperar que se le dé una invitación para irse a otro mundo.

Con esto quiero decir, que —y me incluyo la primera— hay que apreciar cada milésima de segundo que estamos en este mundo, que si algo nos sale mal hay que seguir intentándolo,;que si tenemos un desamor, tarde o temprano aparecerá la persona que realmente es la que tiene que estar con nosotros; que si discutimos o un día vemos que el día es malo, no pasa nada, hay días, obviamente que son mejores que otro, pero ese día intenta buscar, ayudándote de alguien o tú mismo, los motivos por los cuales tú quieres seguir adelante. Si no los encuentras, mira dentro de ti, lo más insignificante que pienses quizá es tu mayor sueño.

Hay que vivir cada segundo como si fuera el último, aprovecharlo todo y no desaprovecharlo en tonterías y cosas absurdos, porque al final, cuando estés en un banco sentado te arrepentirás de la cantidad de tiempo que has desperdiciado.


23 mar. 2011

Queda muy poco

La verdad es que últimamente le he dado rienda suelta a mi imaginación y he estado a tope con la novela que me queda poco para terminar y cada vez queda menos. No sé que haré con ella una vez terminada... La enseñaré a mi entorno cercano y que me den opinión, digo yo. La cosa es que está hecha con mucho amor y cariño y mucho esfuerzo y espero no defraudar a la gente...

De momento tengo varios seguidores de mi novela que sé que acabarán leyéndosela cuando termine, mientras tanto, les seguiré haciendo sufrir hasta que de por finalizado mi proyecto.

Y a ti, decirte, que gracias por leer cada fragmento de mi novelita, y por darme ideas que luego no cojo. Eres mi fan número uno y me encanta que lo seas. Te amo mucho, gordito mío!

EDITADO A LAS 21:47: Acabo de terminar la novela: El amor es hacer locuras.

21 mar. 2011

Otra vía de escape

Hoy comentaré algo acerca de otro de mis gustos o hobbies o como queráis llamarlo y es el mundo del maquillaje & del estilismo. Desde pequeñita siempre he estado quitándole a mi madre sus productos de maquillaje para pintarme, no para creerme mayor, sino para verme "guapa" con el maquillaje. Y cuando vas creciendo te vas dando cuenta que el maquillaje no te hace ser más guapa, sino, que destaca tus mejores cualidades, es decir, si sabes arreglarte y sabes peinarte, podrás ser la chica más guapa del mundo, y no te hace falta llevar 4 capas de maquillaje en el rostro, ¿no?

Y desde hace un tiempo estoy más metida en ese mundo, mirando blogs, videos, páginas de maquillaje, cada vez que voy a una tienda donde haya algún stand de maquillaje ahí que voy yo a babear viendo todo lo que me gustaría tener... En fin, sé que aun soy joven que dependo de la economía de mis padres, así que, de momento, solo me puedo conformar con regalos, ahorros o compras muy esporádicas que pueda hacer. Pero sé que tarde o temprano conseguiré todo lo que quiero de maquillaje y, quien sabe, si al final, hago algún curso sobre esto, pues, me encantaría saber más y más de este pequeño mundo que es bastante grande.

Hay gente que no lo entiende o que ve que es una tontería esto que pienso, pero lucharé por demostrar que no es para nada un tontería o un capricho, que es algo que me gusta realmente y sí hace unos días comentaba que mi sueño es escribir un libro y ser escritora, ¿por qué no dedicar un poco de mi tiempo a cuestiones de estilismo? Solo es cuestión de tiempo.

18 mar. 2011

Mi vía de escape

Desde pequeñita siempre he tenido hojas escritas con tonterías mías ya fueran de desahogarme con algo, de "amor" o de tonterías varias... Y cuando pasa el tiempo y el tiempo hace que tengas una base más firme para poder escribir y leo textos de pequeñita me quedo un poco sorprendida al ver que por más que pasan los años más ganas tengo de escribir y escribir. Quizá por eso fue por lo que me metí en esta carrera, porque aunque un día le dije a una muy buena amiga mía, Emeli, que yo no le veía que la carrera tuviera nada que me motivara creo que en el fondo sí lo tiene y es el hecho de culturizarme leyendo, viendo que hay autores que empezaron siendo nada y sin darse cuenta se hicieron famosos escribiendo novelas que en su época, quizá, no pensaban que tuviera éxito.

Tengo varias novelas empezadas, algunas empezada en plena época adolescente por lo que al leerla no puedo evitar descojonarme de la cantidad de tonterías que había en ella, pero esa novela en concreto que tiene bastantes páginas pero no está terminada tiene muchos aspectos que se ven desde el principio hasta ahora, que las más cercanas a mi época actual tienen mejor base que las primeras hojas y quizá eso es lo que mola en una novela escrita en varias épocas y es que con el tiempo vas mejorando. Espero algún día terminarla aunque a esa le queda bastante.

Por otro lado, la otra novela que tengo y la que ha leído más gente que aun no tiene nombre es la que más ganas tengo de terminar, pues, todas las personas que la han leído me han pedido que la siga y la termine y sé que muy pronto la terminaré.

Y por último, tengo en mente otra novela pero de una temática muy diferente a las dos anteriores y algún día empezaré y espero terminar.

Algún día, no sé cuando, terminaré mis novelas, las publicaré y seré una buena escritora. Lo sé, es muy bonito soñar, pero ¿por qué no conseguirlo? Siempre desde pequeña he soñado con publicar un libro y que muchas personas me leyeran y que me critiquen y me alaben sobre ellas, solo es cuestión de tiempo de que me convierta en una escritora. Quien la sigue la consigue, ¿no?

14 mar. 2011

Un poco de todo

Gran día el de hoy. Sí.

Tras un día de resaca y asqueroso el de ayer, hoy no ha podido ser mejor. Decidí quedarme en casa durmiendo y descansando del finde que tuve y, bueno, del domingo... Y tras levantarme, ir a comprar y comer, pasé una de las mejores tardes que siempre hacía meses y meses pasaba junto a mi Ángel de la Guarda entre risas, juegos, piques... En fin, de todo un poco, pero nunca mejor. Espero que días como los de hoy se repitan, pues te hacen irte feliz y sonriente a la cama y querer empezar con ganas el día siguiente, o al menos, con un poco de ánimo y de humor.

Llevaba razón una buena amiga mía: Emeli, que el sábado fue un día bueno, que ayer fue malo y que hoy volvería a ser bueno. Que razón tuvo.

Con esto y un gran bizcocho con chocolate y lacasitos me marcho a dormir y a descansar, pues, mañana me espera un largo día en la facultad así que habrá que ir con las pilas recargadas.

Y a ti, que te quiero y te amo muchísimo.

13 mar. 2011

Vasitos de agua

Como todo ser humano en este mundo, imagino, que cada cual tiene su límite, igualmente, al ser cada persona un mundo aparte, cada persona tiene su límite a un nivel. Es, como un recipiente cuando lo llenas de algún líquido que si lo sigues llenando sin parar, llegará un momento en que dicho vaso rebosa y cae todo... El problema está en que para cada persona su límite es un recipiente diferente, para unos será la cubeta de un camión, para otros un simple vaso, para algunos un vaso de chupito... En fin, que cada persona es un mundo.

Yo, por ejemplo, soy de las que tengo el límite dependiendo del momento, para unas cosas tendré más aguante y para otras menos, o quizá, para algunas puedo tragar más por así decirlo y para otras no logro ser capaz de tragar sin que se haga un nudo. Entonces, la solución es rápida y sencilla: quitar el obstáculo o sacar de tu vida eso que hace que estés a punto de explotar cada vez.

La cosa es que por mucho que tenga mi límite, por mucho que llegue al punto de querer explotar, por mucho que mi paciencia se agote nunca será lo suficientemente fuerte como para sacarte de mi vida. Yo siempre he sido de las que cuando no tenía novio o nunca lo había tenido, siempre decía: "Yo no pienso aguantar a nadie, no pienso aguantar borderías, discusiones...". Pero entonces apareces tú y desbaratas todos mis planes, haces que eso que pensaba me lo coma con patatas fritas, pues, soy capaz de tener mucho aguante y de querer solucionar las cosas hablando no cortar por lo sano y mandarlo todo al carajo.

Creo que todos tenemos rachas en las que no soportamos o no queremos aguantar, o, simplemente, que hay veces que quisieras que eso no ocurriera más, pero en lo que a mí respecta todo lo bueno que hay en ti y que me hacen sentir eclipsan por completo toda discusión o momento malo o jodido que podamos tener.

Sé que todo lo que soy es por ti, y que mi vida es por ti.

12 mar. 2011

Contemos hasta mil si hace falta

La verdad es que creo que discutir no está en las prioridades de las personas, todo el mundo tiene momentos en los que discute y discute sin parar con alguien hasta que uno de los dos se cansa o los dos y acaban por finalizar ese momento ya sea marchándose, dejándose de hablar o directamente arreglándolo de algún modo —cosa difícil en el momento, imagino—.

Pero creo que jode mucho más el discutir cuando es con la persona que quieres y adoras, es decir, con tu pareja. Es posible que algún día por una simple tontería todo se agrave en algo mucho más gordo y más fuerte, pues, cuando se empieza una leve discusión o se zanja en el momento o al final se acaba echando mierda y más mierda el uno sobre el otro y al final uno de los dos o los dos acaban jodidos, hundidos y mal. No creo que sea gusto para alguien que su propia pareja le haga daño, ¿no? Pero claro, en ese momento estamos cegados por discutir, por ver quien puede más y por soltar pequeñas bestias por la boca sin pensar en la repercusión que conlleve eso o el daño que pueda hacer.

Luego, de alguna forma se soluciona, ya sea marchando a tomar el aire, durmiendo o simplemente, como mencioné arriba, hablando. Y entonces miras a tu pareja y piensas: "¿Por qué tanto daño? ¿Por qué tanta agresividad cuando nos amamos y nos adoramos?". Es cierto, que a veces discutimos sin razón y por tonterías, pero lo que no sabemos es que eso puede desembocar a algo grave y que todo pueda joderse en cuestión de segundos por una palabra mal dicha.

Lo que quiero decir con todo esto es que, a veces todo el mundo vamos a discutir con la familia, con amigos, con la propia pareja... Pero, ¿merece la pena? ¿merece la pena tanto "ataque" para luego estar como siempre? Hay personas que no son rencorosas y pueden vivir bien, pero ¿Y las que son rencorosas? ¿qué pasa con ellas? Ellas pueden guardar y guardar y eso no es bueno.

Sabemos que es inevitable discutir a veces, pero, señores, tengamos un poco de respeto y pensemos con la cabeza. Cuando veamos que vamos a discutir o a decir palabras que puedan hacer daño, parémonos durante unos instantes contemos hasta 10, incluso decirle a la otra persona "adiós", marchad y desahogaros solos o con otras personas, descargar la rabia contenida que tengáis para así evitar y poder estar bien.

A mí no me gusta nada acabar como acabé anoche con mi novio, por una discusión absurda de confusión de interpretación de algo. No me gustó irme a dormir sin sonrisa y tener "miedo" a la mañana siguiente por ver qué me iba a encontrar. Siento mucho lo de anoche por la parte que me toca, siento haberte hecho daño si alguna vez lo hice y siento de ante mano todo lo que nos pueda pasar, pero, espero que antes de discutir contemos hasta mil si hace falta para que no tengamos que gritarnos o cabrearnos el uno con el otro.

Te amo, te amo muchísimo y sé que nunca habrán los suficientes motivos o el suficiente "estoy hasta los huevos de discutir" que me haga dar el paso de que esto que comenzamos allá hace un año y algo llegue a su fin.

11 mar. 2011

VI

—Tengo hambre...

—Coge algo del mueble... —Le dijo Hugo mientras hacía la cama.

—Pero me apetece algo tipo una napolitana de jamón y queso o algo así... —Alexandra la miró con ojitos de corderito. Él por su parte rió y se le ocurrió una idea.

—Entonces, bajemos... Eso sí, ya que bajamos. Quiero hacerte una sorpresa.

Ella levantó la vista y lo miró con incredulidad y confusión, habían quedado en ir a la mañana siguiente. Al final, acabaron vistiéndose y bajaron a la calle.

—Eso sí, antes de ir "al lugar", tenemos que entrar al chino... —Ella asintió sin saber qué iban a hacer rato después.

Tras comprar lo que fuera en el chino, Alexandra esperó fuera. Luego, fueron a comprar la comida y por último cogieron el coche.

—¿El coche? ¿Para qué? ¿Dónde vamos?

—Cuando lleguemos, lo verás... —Dijo Hugo mientras se sentaba en el coche. —Eso sí, cierra los ojos, eh... Confío en ti.

—Sí, sí... pero, ¿dónde vamos? ¿vamos a Parque Principado? —Respondió Alexandra mientras se sentaba y cerraba los ojos.

—Ya lo verás, es una sorpresa.

Condujeron durante un rato hasta que aparcaron, ella seguía con los ojos cerrados y en su cabeza un mar de dudas y sobre todo mucha curiosidad por saber a donde la había llevado esa última noche en esa tierra de lluvias y frío.

—Bien... Ya puedes abrir los ojos.

Alexandra abrió los ojos y en la oscuridad de la noche solo pudo ver una acera con un muro que daba al mar, a la costa Cantábrica, lugar en el que habían estado meses atrás visitando. Ella se quedó sin saber que decir, pues, no sabía que iban a hacer allí. Entonces él sacó algo del bolsillo y se lo puso en la mano. Ella miró hacia sus manos y vio dos candados, así pues, lo entendió todo. Levantó la mirada y lo miró.

—¿En serio? No me lo puedo creer... —Dijo sonriendo.
—¿Te gusta? Imagino que la sorpresa te gustaría, como dijimos la otra vez que estuvimos aquí...
—¿Qué si me gusta? ¿Eres tonto? Me encanta... —Le agarró la cara y lo besó. —Gracias...

Antes de salir del coche, escribieron sus iniciales en los candados y salieron camino a aquel mirador. Era una noche cerrada, pues, hacía bastante viento, una leve llovizna y solo se escuchaba el romper de las olas contra las rocas. Una vez habían llegado al destino, colocaron los candados en la barandilla donde había mas parejas y tiraron las llaves al mar, así nadie jamás podrá quitar y romper ese candado que es la unión de esa pareja.

Con un gesto tan simple como poner un candado, señalaron que ese amor es infinito y para siempre, pues, sin llaves, nadie podrá abrir eso. Se podrá romper, pero eso es trampa, no es un abrir de uno de los dos, todo será ajeno a ellos.

Así pues, los dos felices marcharon en el coche hacia la casa felices por haber señalado de otra forma más el amor que sentían el uno por el otro.

10 mar. 2011

Restemos de nuevo

Buenos días, precioso mundo.

La verdad que el levantar de hoy no ha sido del todo agradable, pues, una buena y gran amiga mía me ha acompañado hasta hace varios minutos: la jaqueca. Llevo bastantes días con dolor de jaqueca, será por el tiempo o será que desde hace dos o tres días ya no me duele mucho el estómago y si me tiro varios días seguidos sin dolores de algo mi cuerpo dice: "Oye, que no te duele nada, vamos a joderte". O, quizá, le hago la competencia a mi suegra que siempre se está quejando de dolores y ahora quiero estar como ella, que conste que eso me lo dijo ella.

Pero lo que ahora mismo está por mi mente es lo que pasó anoche. Anoche a eso de las doce y algo mi madre fue buena y me cedió su tarjeta de crédito, estuve a punto de hacer una locura en ebay, pero me controlé... Así que me compré... *tambores*... me compré los billetes de avión de Semana Santa. Me voy desde el 14 al 27 de Abril a tierras asturianas, al norte, a Avilés...

Así que deseando hacer una cuenta atrás desde hace días, ya llegó y ahora a esperar con impaciencia, que pasen los días para, otra vez, coger un par de aviones y marchar contigo.

Me encantan esos días cuando me marcho de aquí, es otra forma de vivir, otras costumbres, otra forma de mi vida para mi opinión y sobre todo, es estar contigo todas las horas posibles disfrutando de todo y pasando de todo a la vez, porque juntos podemos con todos, ya lo sabes. Y, otra vez, a aguantarme a mí desde por la mañana hasta la noche con mis frases cumbres del día, que os riais conmigo y de mí —obviamente con cariño—. Así que a tened paciencia cuando llegue que me vais a tener 13 días soportándome.

Que ganas de volver a estar con vosotros, con mi segunda familia. Os quiero.

7 mar. 2011

Cumpleaños feliz♫♫...

Hoy es una actualización especial.

Hoy es el cumpleaños de alguien que perdí hace unos cuantos años, alguien que fue para mí un gran pilar desde que estaba en el vientre de mi madre, alguien que supo estar siempre cuando me pasaban tonterías de cría, discutía con mi madre o me peleaba con mi hermano.

Hoy hay que soplar una vela por ti, por todos los momentos inolvidables que pasé junto a ti, que nos hiciste pasar a toda la familia y cada sonrisa que nos regalabas cada día porque verte era la felicidad en persona, nunca sabías estar triste ni venirte abajo, nunca querías verlo todo mal. Hacías que los problemas se fueran instantáneamente con cuatro tonterías tuyas.

Hoy y siempre recordaré cada tarde en el sofá junto a ti, cada tarde viendo los programas del corazón contigo aunque al final acababas dejándome ver los dibujitos u otras cosas que yo quería ver. Cada comida rica que nos hacías, cada capricho que me regalabas.

Hoy estoy segura y sé que estarías orgullosa de mí, que me apoyarías en todo y que serías alguien en quien confiar cuando veo que la vida se me hace muy dura y cuesta arriba. Sé que serías la primera persona en estar al pie del cañón porque nunca me fallaste y siempre estuviste ahí para recoger mis lágrimas de pequeña y sonarme los mocos. Nunca me faltó un abrazo tuyo si lo necesité.

No soy de creer, pero sé que estás en algún lado del mundo, del universo, de donde sea, viéndome y que te gusta verme feliz, que me acuerde de ti sonriendo porque no tengo motivos para llorar, no te tengo físicamente pero sé que siempre estarás junto a mí y me das tu apoyo aunque nadie más pueda oírlo ni verlo. Sé que te gustaría lo que hago y aunque a veces soy de carácter difícil sé que me lo justificas aunque también pienso que me regañarías...

Así, que muchísimas felicidades estés donde estés, que yo hasta que me vaya contigo no dejaré de celebrar cada cumpleaños tuyo y de recordarte cada día como si fuera ayer la última vez que te vi.

Te amaré siempre abuela.

4 mar. 2011

Dependencia

Siempre he pensado que cada persona manda sobre sí misma, que nadie gobierna sobre ti y que solo tú eres el responsable de tus decisiones, además de todo lo mencionado pensaba que una persona siempre tenía que ser independiente, y vivir a su modo.

Sin embargo, desde hace tiempo siento dependencia contigo. Siento que cada día que pasa dependo más de ti y sé que no es "sano" pero igualmente me gusta sentirla, me gusta sentir que dependo de alguien. Me gusta depender de tu estado de ánimo, de tu forma de ser, de tu forma de actuar, de todo de ti. Obviamente, tengo mis principios y sigo ordenando sobre mí, pero esa forma de dependencia que tengo de ti me encanta sentirla. Jamás imaginé que pudiera llegar a depender tanto de alguien por mucho que yo jamás quisiera sentir eso y jamás imaginé que podría llegar a enamorarme tanto y tanto de alguien sin límites.

Si echamos un paso hacia atrás y hacemos recuentos de "hombres" que han pasado por mi vida, solo me hago una pregunta ¿qué sentía por ellos? Si cuando pienso en ti solo puedo sonreír, desear que llegue el momento de verte, de abrazarte, de hablar contigo, de un simple toque al móvil para saber que estás ahí. Todo lo que me haces sentir simplemente con una palabra, una mirada, o un gesto jamás lo había sentido por nadie y esa sensación quiero tenerla siempre.

Hemos tenido la "desgracia" de que nos encontramos en la punta de España cada uno, pero eso no significa que esto no siga adelante, al contrario, hemos sabido burlar a la distancia con viajes y viéndonos casi cuando podemos/queremos y nunca hemos pensado en tirar la toalla por la situación. Es más, hemos sabido llevarlo demasiado bien, confiar el uno en el otro ciegamente y demostrarnos que se puede querer a través de un ordenador, de un móvil o una carta.

Te amo muchísimo y quiero pasar el resto de mis días contigo, lo tengo muy claro. Eres la persona que siempre he estado buscando y, sin darme cuenta, esa persona fue la que me encontró a mí. Me alegro que me encontraras y no pasaras de largo por la distancia o por otros motivos que tú y yo sabemos.

Siempre habrá un yo, mientras existe un tú.

O1.O2.2O1O

2 mar. 2011

Vuelta a casa

Hacer la maleta, recogerlo todo para que no se olvide nada, revisar una y otra vez cada parte de esa habitación para que todo vaya a la maleta. Mirar la cómoda, los cajones, el escritorio... Todo. Y empezar el camino que me lleva a casa. Coger dos aviones, hacer la escala en Madrid, estar como un zombie deambulando por ahí y por fin, llegar a casa.

En realidad es el día que no he llorado tanto en la despedida, creo que mis peores despedidas fueron la del veranoy la de navidad y no sé el por qué. Y lo que más me da coraje es que me prometí no llorar, me prometí pensar que dentro de muy poco nos volveremos a ver pero mi cabeza me jugó una mala pasada, me hizo pensar en demasiadas cosas que no debía.

Me hizo pensar en que por la noche si tengo los pies fríos no podré juntarlos con los tuyos para calentarlos, en que si me duele el estómago no tendré a nadie que me lleve a la farmacia de guardia a las 5:00 de la mañana, en que por las mañanas nadie me ofrecerá un café, en que no pasaré las tardes de bromas y risas con mi suegra mientras esperamos mirando el reloj tu llegada, en que no estaré comiendo pasta mientras todos coméis otra cosa, en que no le quitaré el agua por la noche a nadie, en que no me quejaré de la claridad contigo, en que no escucharé cada vez que como: "Es que te pasas el día comiendo, gorda", que no me dará nadie el cenicero cuando esté lejos de mi alcance, que no me descojonaré cuando me duche al tener que "pelearme" contigo para poner el agua a una temperatura media, que nadie me tapará por la noche cuando me vea destapada, que no podré cambiar las canciones de la radio y que te quejes, que no podré hacerte burla "blablabla" y me calles con un beso, que cuando me levante no podré decirle a nadie "Jose pa'rribaaa"...

En fin, ahora toca ser fuertes, pensar en lo que te puse en la carta... que tenemos que estar orgullosos y agradecidos de cada momento vivido, y no llorar por cada vez que nos separamos, pero claro, es fácil decirlo y difícil cumplirlo... Solo espero que estos días sean buenos, que la asimilación no duré apenas nada, pues, soy feliz y estoy contenta de ser la persona más afortunada del mundo por tenerte a ti a mi lado a pesar de la distancia.

Gracias por estos días que hemos vivido, por todos los momentos que hemos aprovechado juntos, ya sea, de risas, de llantos, de piques, de enfados, de besos, de abrazos...

Te amo tantísimo, Jose... Demasiado... Como nunca lo podrás imaginar en tu puta vida...