12 mar. 2011

Contemos hasta mil si hace falta

La verdad es que creo que discutir no está en las prioridades de las personas, todo el mundo tiene momentos en los que discute y discute sin parar con alguien hasta que uno de los dos se cansa o los dos y acaban por finalizar ese momento ya sea marchándose, dejándose de hablar o directamente arreglándolo de algún modo —cosa difícil en el momento, imagino—.

Pero creo que jode mucho más el discutir cuando es con la persona que quieres y adoras, es decir, con tu pareja. Es posible que algún día por una simple tontería todo se agrave en algo mucho más gordo y más fuerte, pues, cuando se empieza una leve discusión o se zanja en el momento o al final se acaba echando mierda y más mierda el uno sobre el otro y al final uno de los dos o los dos acaban jodidos, hundidos y mal. No creo que sea gusto para alguien que su propia pareja le haga daño, ¿no? Pero claro, en ese momento estamos cegados por discutir, por ver quien puede más y por soltar pequeñas bestias por la boca sin pensar en la repercusión que conlleve eso o el daño que pueda hacer.

Luego, de alguna forma se soluciona, ya sea marchando a tomar el aire, durmiendo o simplemente, como mencioné arriba, hablando. Y entonces miras a tu pareja y piensas: "¿Por qué tanto daño? ¿Por qué tanta agresividad cuando nos amamos y nos adoramos?". Es cierto, que a veces discutimos sin razón y por tonterías, pero lo que no sabemos es que eso puede desembocar a algo grave y que todo pueda joderse en cuestión de segundos por una palabra mal dicha.

Lo que quiero decir con todo esto es que, a veces todo el mundo vamos a discutir con la familia, con amigos, con la propia pareja... Pero, ¿merece la pena? ¿merece la pena tanto "ataque" para luego estar como siempre? Hay personas que no son rencorosas y pueden vivir bien, pero ¿Y las que son rencorosas? ¿qué pasa con ellas? Ellas pueden guardar y guardar y eso no es bueno.

Sabemos que es inevitable discutir a veces, pero, señores, tengamos un poco de respeto y pensemos con la cabeza. Cuando veamos que vamos a discutir o a decir palabras que puedan hacer daño, parémonos durante unos instantes contemos hasta 10, incluso decirle a la otra persona "adiós", marchad y desahogaros solos o con otras personas, descargar la rabia contenida que tengáis para así evitar y poder estar bien.

A mí no me gusta nada acabar como acabé anoche con mi novio, por una discusión absurda de confusión de interpretación de algo. No me gustó irme a dormir sin sonrisa y tener "miedo" a la mañana siguiente por ver qué me iba a encontrar. Siento mucho lo de anoche por la parte que me toca, siento haberte hecho daño si alguna vez lo hice y siento de ante mano todo lo que nos pueda pasar, pero, espero que antes de discutir contemos hasta mil si hace falta para que no tengamos que gritarnos o cabrearnos el uno con el otro.

Te amo, te amo muchísimo y sé que nunca habrán los suficientes motivos o el suficiente "estoy hasta los huevos de discutir" que me haga dar el paso de que esto que comenzamos allá hace un año y algo llegue a su fin.

1 comentario:

  1. Uno dos tres, yo me calmaré.
    Cuatro cinco seis, todos lo vereis.
    Siete ocho nueve, y diez.

    Así.. ¿ves? xDD

    Cuando a veces decimos algo, el otro lo interpreta mal.. y somos los demás los que pagamos esa falta de entendimiento.

    Hay un dicho: "No hay palabra mal dicha, sino mal interpretada".

    Si tu me dices algo, y yo lo interpreto mal, discutimos... por culpa mía por no saber como lo dices... pero bueno, la cosa es espabilar, saber porqué decimos lo que decimos, y si no lo entendemos preguntar... pero preguntar, no preguntar con voz amenazante xD

    Y así nos irá mejor... o al menos no tan mal.

    Te quiero mas que a mi vida... y lo sabes.

    Te adoro!!!

    ResponderEliminar

Los comentarios pasan por moderación, así que no te preocupes si tardas un poco en verlos publicados. Muchas gracias por pasarte y dejar tu huella.