4 may. 2012

La vida sigue. Es cierto pero...

Esta mañana cuando íbamos hacia el coche a guardar la maleta, los bultos... Pasamos cerca de muchísimas personas, personas que podrían ir a trabajar, personas que volverían de trabajar, coches que aceleraban para no quedarse quietos en el semáforo...

Al parar en mi calle, terminamos de bajar bultos y llegó el momento.

—Un cigarro y te vas... —Es lo que dije y así fue.

Decir adiós, hasta luego, hasta el mes que viene. Un simple beso, un abrazo, un gesto. Ver que se monta en el coche y que arranca. Se para en el semáforo, me ve como corro hacia la esquina para verlo marchar y se esfuma. Entonces hago un breve recorrido hacia mi portal cruzándome con personas, personas que me miraban con curiosidad, personas que nos miraron mientras yo lloraba en su regazo, personas que descarada o disimuladamente intentaban averiguar el motivo de mi llanto.

Esas personas habrán continuado su vida tal y como tenían pensado, tal y como estaba prevista. Volverán a sus casas, a sus trabajos, como un día más. La vida sigue. Es cierto pero yo he perdido la guía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios pasan por moderación, así que no te preocupes si tardas un poco en verlos publicados. Muchas gracias por pasarte y dejar tu huella.