21 feb. 2013

¿En qué país vivimos?

Vivimos en un país donde los licenciados, doctorados y graduados están en la cola del paro junto a los que decidieron en su momento no seguir estudiando porque no les gustaba. Mola, ¿eh? Y con esto no quiero decir que unos tengan más derechos que otros a la hora de trabajar, que conste, pero creo que joroba y en un grado muy alto el estar cuatro años, cinco, seis, los que sean, estudiando, pagando esos estudios que no son para nada baratos. Sí, tened en cuenta que la universidad ahora es casi para ricos, que si la gente que no tenía trabajo lo aprovechaba estudiando, ¿cómo te vas a pagar una carrera si no trabajas? Es el pez que se muerde la cola.

Antiguamente, hace años, una persona que había terminado sus estudios lo lógico es que trabajara de ello, para algo estudió y "desperdició" parte de su vida en algo que le iba a venir bien en el futuro. Ahora, terminas una carrera y rezas y deseas que te metan en una hamburguesería en tu barrio. Es muy triste este panorama, todo hay que decirlo.

Luego está el tema de la "independencia". Dicen que los jóvenes no nos independizamos, que si vivimos con nuestros padres hasta los 30 años. Pero señores, ¿acaso hay medios o alguna opción que nos dé una estabilidad para vivir fuera de casa? No. No la hay, ya os lo digo yo. Buscas trabajo y te dicen aquella maldita frase: "Ya te llamaremos si necesitamos a alguien". Claro, me llamaréis, el problema es que delante de mi currículum hay trescientos más, así que mis esperanzas van bajando en picado.

Recuerdo cuando era pequeña y pensaba en que cuando fuera mayor me independizaría muy pronto, que viviría sola o con mi pareja si tuviera, que formaría mi familia... Vamos, lo que la mayoría piensa cuando es pequeña, y ahora resulta que todo eso simplemente era una fantasía o un sueño mío, bueno, perdonadme, un sueño de casi media España

Hoy por hoy, veo lejos esa idea de tener una independencia completa de mis padres y resulta triste, porque al mismo tiempo te sientes como un ser inútil que no hace nada. Pero ¿y qué hacemos? ¿inventamos los trabajos para nosotros? Creo que esta situación va para largo sino empeora, claro. Mientras tanto, solo nos queda esperar una llamada de teléfono que te dé un contrato basura de dos meses, si es que pasas las entrevistas y a seguir esperando esa esperanza que te haga ver la vida de otra forma.

A mí la verdad es que esta situación cada día me da más asco y no tengo ni idea de cómo acabaremos ni cómo acabará todo, solo espero tener algo de suerte, aunque visto lo visto... pido pisto.

Buenas tardes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios pasan por moderación, así que no te preocupes si tardas un poco en verlos publicados. Muchas gracias por pasarte y dejar tu huella.