19 mar. 2013

Por ti

Más vale tarde que nunca, ¿no? Pues hoy el día va dedicado a alguien que es y será muy importante en mi vida y esa persona es mi padre.

¿Qué decir de él? Es una persona interesante, sí. Es de esas personas que parece muy callado y algo soso al principio de conocerlo pero cuando indagas un poco más en él te das cuenta de que tiene un corazón de oro, de que cuando suelta dos frases, la mitad son de broma y de que siempre está ahí cuando se le necesita. Es de esas personas que pasa desapercibido y que poca gente sabe valorar como es realmente, creo que solo la familia y los pocos conocidos que lo conocen realmente saben lo que puede llegar a ser y a hacer por su familia, o al menos, así pienso yo o así me lo ha demostrado todos estos años.

Mi padre y yo somos como el ratón y el gato, siempre estamos peleándonos, incluso discutimos y acabo medio llorando y enfadada con él, pero es esa parte de él que a pesar de conocerlo nunca consigo entender, bueno, no siempre puedes hablar bien de tus padres ¿no? (JIJIJI) Pero sé que a pesar de todo lo que pueda pasar entre nosotros jamás se terminará ese lazo que nos une como padre e hija, porque yo no podría vivir sin él ni él sin mí, o eso creo...

Hoy se celebra "el día de los padres" y es la primera vez en mi vida que estoy lejos de él y me da pena porque no he podido darle nada cuando llegara de trabajar, ni pelotearle como buen padre, sin embargo, sé que él sabe que aunque haya distancia de por medio, no me olvido de él porque sería imposible. Sería imposible olvidar millones de momentos vividos con él... Esas tardes jugando a las cartas, cada día cuando me preguntaba si quería café, las nochebuenas en las que él se pone a su bola comiendo "patas" y no se entera de nada de la conversación... Y, sobre todo, recuerdo hace un año y medio cuando mi madre vivía en Benaoján por temas laborales y yo caí enferma con anginas y con fiebre, él estuvo horas y horas poniéndome paños húmedos para que me bajara la fiebre y a lo mejor suena típico porque es un padre, pero me gustó...

Y, sobre todo, me di cuenta de lo mucho que lo quería, la noche que tuve que ir con él a urgencias por un cólico de riñón, cuando tras horas de espera pude entrar a verle y me lo encontré dormido en el sillón. Fue una sensación tan extraña verlo allí solo durmiendo y por fin descansando del dolor que algo me vino a mi mente de que no podía verlo malo ni enfermo porque se me caía el alma, fue algo raro y mágico, de verdad... Fue darme cuenta de que él siempre estuvo en mis malos momentos y de que ahora me tocaba a mí estarlo...

Con esto lo que quiero decir es que me gustaría que muchas personas supieran como eres realmente y lo bueno que eres siempre con todos porque siempre das y das y das... Y si pudiera, créeme que gritaría a los cuatro vientos que como tú no puede haber ningún padre y que eres una de las personas más importantes de mi vida, que sin ti, mi vida carecería de sentido o al menos de casi todo porque eres un hombre ejemplar, único y sobre todo, el mejor padre del mundo. Gracias por todo y no cambies jamás, te digan lo que te digan.

Te quiero muchísimo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios pasan por moderación, así que no te preocupes si tardas un poco en verlos publicados. Muchas gracias por pasarte y dejar tu huella.