9 abr. 2013

El Málaga no es un simple equipo, es una ilusión.



No sé cómo me siento realmente: cabreada, enfadada, decepcionada, triste, dolida... O quizá lo que siento es que me han robado como si fuera a mí misma. A esto se le llama jugar con la ilusión del equipo y los aficionados, a esto se le llama reírse de nosotros a la cara, pero total, ¿qué más da? Si el Málaga es un cero a la izquierda para todo el mundo, si el Málaga solo tiene cinco minutos al día en las televisiones públicas y privadas, si el Málaga...

El Málaga, señores, es un equipo revelación. El Málaga ha conseguido estar a un pie de la semifinal (si no nos hubiera robado, claro). El Málaga, a pesar de tener una economía bastante baja en comparación con otros equipos Champions, ha sabido salir cuando estaba hundido y sacarse las castañas del fuego con las manos. Así que, disculpadme, si decido acordarme de los arbitros y no de una manera simpática o agradable, pero siempre es la misma historia, siempre se repite...

Pues yo me siento orgullosa de ser malaguista, de tener este equipo en mi ciudad y de haber llegado donde hemos llegado. Gracias Málaga por habernos hecho soñar, por habernos hecho sonreír y llorar de emoción y por darnos tantas alegrías. 

Un siempre Málaga es lo que hoy toca, porque esté aquí o en el fin del mundo, mi corazón será blanquiazul.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios pasan por moderación, así que no te preocupes si tardas un poco en verlos publicados. Muchas gracias por pasarte y dejar tu huella.