22 jun. 2013

Tres años

Cumpleaños feliz,
cumpleaños feliz,
te deseamos los seguidores,
cumpleaños feliz...

Pues como véis en el título de la entrada, hoy hace tres años que dio comienzo este blog. Esos años hace que escribí mi primera entrada y desde entonces las entradas han ido saliendo conforme la inspiracion llegaba a mí. Si aún sigue alguien de los que seguía mis entradas en mis comienzos podréis ver que hubo de todo tipo, tanto desahogos personales, como temas de amor, como familiares... Vamos, que hubo un poco de todo.

También he tenido épocas en las que tenía esto totalmente abandonado porque tenía otras cosas o quizá esa inspiración que llega cuando menos te lo espera a mí no me llegaba. Por eso, quiero dar las gracias a toda la gente que leía mis entradas, que apoyaba este proyecto y sinceramente, aunque algunos ya no sigan leyendo por diversos motivos, gracias por algunas entradas que os dediqué o por leerme.

Ahora solo queda abrir la botella de champán y brindar porque esto me siga llenando y siga teniéndolo durante unos años más...

Muchas felicidades para este blog, para vosotros por leerme y para mí.

¡¡Nos vemos!!


21 jun. 2013

Vamos a comprar

"Pero qué bonita es esta camiseta, me la llevo"
"Anda, si este esmalte de uñas es precioso, para mí"
"Fíjate, esos cascos son preciosos y se escuchan geniales, vamos a pagarlos"

¿Quién no ha usado nunca esa frase aun teniendo de sobra?

Bueno, hoy vengo a dar una opinión acerca de las compras compulsivas. Hay que añadir que no necesariamente son "compulsivas" pero si es cierto que a más de uno nos ha pasado que vamos a un sitio a mirar y nos llevamos media tienda porque simplemente nos ha gustado sin pensar en que ya tenemos, en que le vamos a dar poco uso o en que pasarán años y lo tendremos con la etiqueta guardado. También es cierto que hay veces que nos apetece darnos caprichos y los compramos porque sí, porque nos da la gana, eso sí lo apoyo y lo he hecho muchas veces.

Pero ¿qué ocurre cuando lo que compramos lo hacemos porque se lo hemos visto a otra persona y nos ha gustado sin más? Imaginaos, vemos un Outfit de alguien en alguna red social y como lo vemos ahí, lo compramos sin más, no pensamos en que a lo mejor en otra tienda podemos encontrar otro producto que usemos más o que nos guste más, pero como se lo hemos visto a alguien y nos ha entrado por los ojos simplemente ya lo queremos.

Eso me ha pasado a mí también, lo admito. Y sobre todo con el maquillaje, ver un blog o un video sobre algunas compras y como nos gusta, simplemente, lo compramos porque esa persona ha dicho que está "chulo" y a nosotros nos parece "chulo". ¡Ayyyy! ¿Por qué no intentamos cuando tengamos esa "necesidad" de comprar pensar ¿De verdad lo necesitamos? ¿Vamos a darle todo el uso que ese producto merece por el precio a pagar? Creo que la mayoría de las veces nos dejamos llevar por el simple impulso de que como está, lo tenemos que tener y seguramente pasen años y un día ordenando un cajón lo encontremos y digamos: ¡Anda, pero si esto me lo compré el siglo IV antes de Cristo y está nuevo!

Yo desde hace ya unos meses (debido a que estoy en paro y el poco dinero que consigo lo gasto tomando algo con los amigos o mi pareja o comprando tabaco). He decidido solo comprar por necesidad verdadera y porque le voy a dar el uso que se merece, que si veo algo por ahí que me gusta pues lo apunto en una lista y en mi próximo cumpleaños lo pido o si ahorro, lo compro. Pero se acabó el gastar por gastar, vamos a intentar terminar y aprovechar usando todo lo que tenemos y ya compraremos en otra ocasión, ¿no?

¿Qué pensáis de ese tipo de compras? ¿De verdad necesitamos comprar esas cosas o simplemente lo hacemos porque nos hablan muy bien o nos entra por los ojos y pensamos que lo necesitamos?

Aunque hay un dicho que dice: A nadie le amarga un dulce. Claro que sí, pero siempre con moderación ;)

¡¡Nos vemos!!

Cristina S.

18 jun. 2013

¿Te gusta conducir?

A mí no. Quiero decir, mientras chicos y chicas con 17 años ya están preparándose la parte teórica esperando cumplir los 18 y ponerse con el coche, yo pensaba que lo último que quería en ese momento era tener un carné de conducir. Vale, hay varios motivos, uno era el económico, sinceramente, mis padres creo que se lo podrían haber permitido juntando reyes, santos, cumpleaños pero yo prefería ese dinero para otras cosas no para tener el carné. También cabe añadir que solo tenemos un coche familiar y eso significaba que podrían haber peleas continuas con mi hermano, así que prefería dejar el carné.

Ahora tengo 22 años y sigo sin carné. Lo más lógico es que la gente diga: "Tienes que sacarte el carné", "Sientes libertad", "No dependes de nada ni nadie". Ya, claro... ¿No dependo? ¿Seguro? ¿Mi vida no depende de los locos y locas que van por la carretera pensando que están en la película Fast & Furius? ¿Mi vida no depende de toda la gente que no sabe que tras el volante a la izquierda existe un manguito que se llama INTERMITENTE?

Veréis, hace unos años mi hermano tuvo un accidente de coche por culpa de otro coche que lo cerró y lo echó de la carretera... El otro día mi novio y yo tuvimos un golpe sin importancia (y digo sin importancia porque no hubo daño alguno ni personal ni material) y se formó la marimorena porque el señor que conducía salió hecho un energúmeno... Por lo tanto, ¿me merece la pena pasar malos ratos en un coche por tener libertad? Lo siento, señores pero yo creo que no.

En los años que llevo con mi novio saliendo, hemos cruzado España en coche varias veces, hemos cogido el coche muchísimas veces y cada vez que vas por la carretera tienes que ir con 300 ojos porque no sabes si ese día a algún tonto a las tres se le ocurre hacer alguna locura en la carretera o a la jovencita de turno le apetece hablar por WhatsApp mientras conduce. Creo que la mayoría de la gente que hace esas cosas no son lo suficientemente conscientes de que para tener un coche no simplemente tienes que aprobar el examen, si no, tienes que tener algo en ti llamado sentido común que te hace ser un buen conductor al volante.

Señores, cada fin de semana hay muchísimos accidentes con resultados mortales, cada día que pasa hay simpels golpes que se pueden evitar si los conductores fueran conscientes de que existe algo llamado parte amistoso y no todo se arregla a voces e insultos. Así que, ¿alguien que conduzca puede decirme si merece la pena conducir teniendo esos riesgos?

Vale, vale, creo que he sido demasiado subjetiva. Y que he generalizado demasiado, pero hablo bajo mi propia experiencia en la que si no fuera por el conductor (en este caso, mi novio) más de un accidente habríamos tenido, así que yo personalmente prefiero de momento usar trenes, autobuses, taxis o caminar un poco que arriesgar mi vida por individuos que ese día han decidido jugar a La Parca y jugar con la vida de los demás.

Cristina S.

12 jun. 2013

Hasta luego

No me despido del blog, ni mucho menos, me despido del Málaga C.F. el equipo de mi tierra, el equipo que me ha hecho reír y llorar en varias ocasiones. Para los que no entendáis o, mejor dicho, no os guste el fútbol, no sabréis entender el sentimiento que te da el equipo que sigues y las penas que también te da, bueno, y enfados, todo hay que decirlo.

Hoy me he dado de baja como abonada tras cinco años como tal, obviamente ha sido por decisión propia, quiero decir, no ha sido por el precio ni mucho menos, ha sido porque actualmente me paso la vida entre Asturias y Málaga y ya no puedo ir a los partidos, así que he tenido que cerrar esa buena etapa de mi vida.

Esta mañana cuando fui al estadio y firmé la baja voluntaria, sin querer, eché unas lagrimitas. Es cierto que últimamente por los motivos mencionados antes, apenas estaba atenta al Málaga, pero me ha dado muchos momentos en aquel estadio. Ya no iré entre el gentío esquivando para poder entrar por la puerta, ya no podré gritar los goles en el estadio, no escucharé el himno allí, no criticaré sobre la gente que había a mi alrededor con mi madre, no me achicharraré cuando sea agosto y haya partido a las 17:00 de la tarde...

Me llevo buenos recuerdos, como la permanencia en primera hace 3 años, que fue así en el último partido de la temporada y en los últimos minutos del partido, y también como mi equipo ha llegado muy lejos en la champions la pasada temporada.

En fin, solo me queda decir que espero que algún día, pronto, vuelva a ser abonada y seguir viviendo momentos buenos y divertidos en aquel estadio porque aunque el Málaga para la mayoría de la gente sea un equipo de segunda y no se le tenga en cuenta, para mí ha sido mucho. Gracias por los momentos que me hiciste pasar y a por la próxima champions (si Platiní quiere). Es por esto, que digo hasta luego y no  adiós sin más.

Nos vemos.