10 jul. 2013

Los tiempos cambian

Alexandra y Carlota se encontraban sentadas en un banco mientras comían pipas. La verdad es que se conocían desde hace años y se llevaban genial, sin embargo, ese día sacaron un tema algo diferente a los de siempre.

—¿Te acuerdas cuando cada fin de semana salíamos todos a tomar algo?

—Claro, claro que lo recuerdo. Lo pasábamos bien...

—Siempre quedábamos a menudo y solíamos estar en contacto los unos con los otros... ¿Recuerdas?

—Pero el tiempo pasa y las cosas cambian... Es ley de vida.

—Lo sé, lo sé. Pero no deja de dolerme y molestarme. ¿Cómo se puede perder algo en tan poco tiempo cuando se consiguió en mucho más?

—Esa pregunta es sencilla. En aquella época teníamos pocas preocupaciones y lo que más nos importaban eran los amigos... Hoy en día, el tener amigos es secundario.

—¿Secundario? No te entiendo...

—Pues que ahora mismo las personas están centradas en otro tipo de temas. Que si los estudios, el trabajo, la pareja... Otras cosas, no sé bien cuales, pero serán importantes para ellos.

—No tiene sentido lo que dices...

—Sí que lo tiene. Si no, piénsalo. Piensa en tu pasado, piensa en esas personas que ya no están. ¿Por qué no lo están?

—Supongo que es diferencia de opiniones, de carácter, de formas de ver las cosas... Imagino que hay personas que con el tiempo consiguen otras metas u otros caminos y hay veces que te dejan sin querer por ahí como una colilla...

—Ya me lo has respondido.

—Pero ¿qué pasa con la gente que de repente ha decidido cambiarte?

—¿Cambiarte? ¿A qué te refieres? ¿Cambiarte de carácter?

—No. Cambiarte por otras personas. Cambiar su forma de ser contigo o incluso que te ignora.

—En ese caso la mejor opción es mandarlos a la mierda. No directamente, si no, ignorarlos, pasar y pensar que tú nunca harías esas cosas.

—Es una buena respuesta, sí. Pero duele mucho ese distanciamiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios pasan por moderación, así que no te preocupes si tardas un poco en verlos publicados. Muchas gracias por pasarte y dejar tu huella.