22 ago. 2013

En bocas cerradas no entran moscas

Tengo la sensación de que en el mundo internauta hay demasiados ignorantes que se creen que por estar tras un aparato móvil o un ordenador, pueden decir y opinar todo lo que quieran cuando quieran.

No sé si os acordareis de dos entradas que hice hace poco: esta y esta, en ellas os hablaba acerca de las opiniones que existen y como se pueden dar o de qué más os da lo que haga la gente. Bien, en esta ocasión vengo a hablar de esas personas que se creen que tienen el derecho de decir lo que quieren.


Hoy, sin ir más lejos, alguien que no conozco me suelta por la red social Instagram que si hablo mucho de mi pareja y que si creo que soy la única que la tengo. Vamos por partes, en primer lugar creo que yo las redes sociales que use y sean mían completamente puedo usarlas como me plazca y por lo tanto puedo publicar lo que quiera, como si cada día publico una foto de un desodorante. Sé que no tengo que justificarme pero como hacía bastante que no publicaba me ha dado pie a publicar algo aquí.

Como decía al principio, hoy en día las personas se piensan que por ir tras una pantalla se creen con todo el derecho de decir lo que quieran y no deberían pensar así porque creo que los que somos usuarios continuos de las redes sabemos que todo se queda grabado aunque te cargues el disco duro con un martillo y lo hagas cachitos, habrá forma de buscar todo lo que hayas publicado en algún lugar del mundo cibernético.

Por lo tanto, señores, vamos a ser un poco racionales, vamos a pensar con la cabeza y vamos a pararnos unos segundos a contar antes de decidir si lo que vamos a decir es bueno o lo que vamos a decir va a aportar algo a la persona en cuestión. Sinceramente, a mí el comentario me ha dado risa y me he reído hasta más no poder, así que no me ha quitado el sueño.

Imagen tomada de: http://losbesosquenodamos.blogspot.com.es

Yo solo quiero dar mi opinión y decir a la gente ignorante que se dedica a fastidiar a los demás porque les da la gana que hay veces que deberían cerrar el pico y atarse las manos a las espaldas porque lo único que pueden buscar es un problema gordo por una tontería y que aunque estemos tras una pantalla somos personas, no somos máquinas las que escriben y tarde o temprano si te pasas acabarás pagándolo bien caro.

¡¡Nos vemos!!