1 dic. 2015

Vamos a leer: Entrada especial

**Entrada ESPECIAL**


¡¡Holaaa!! Como pongo por aquí arriba ↑↑↑ hoy es una entrada especial. Lo que quiero decir es que hoy martes toca "Vamos a leer" (si acabas de llegar y no sabes lo qué es, pincha ahí donde la frase ← ) pero como el jueves pasado no subí entrada (perdonadme pero pensaba que la tenía preparada y no fue así ^^') pues he pensado hoy dejaros algo "especial". Y sí, a lo mejor no lo es para vosotros pero para mí sí, os voy a enseñar algo que poca gente ha leído, solo los afortunados de tener un ejemplar... ¿Sabéis por dónde voy?

Para quienes lo hayáis acertado os regalo una piruleta virtual ♥ para los que no, no os preocupéis, enseguida os vais a enterar... *Tambores* ¡Os voy a dejar el primer capítulo de mi novela Simplemente quiero ser feliz! Sé que muchos no lo tenéis o no podéis conseguirlo, así que os enseño un adelanto y os muestro el primer capítulo. ¿Y si os pongo los dientes largos? ^^

¡¡Disfrutadlo!!

Se sentía nerviosa y feliz. Regresaba a casa. Tras casi un año fuera de ella con visitas cada cierto tiempo, volvía a su mundo, a su vida. Dejaba atrás ese año en el que lloró más de lo que ella podía imaginarse. Aquel día cuando recibió la noticia de que le daban una beca derramó muchas lágrimas de alegría pero cambiaron a tristeza cuando supo que tenía que hacerlas lejos de su pareja. 
Catalina había terminado periodismo con buenísimas notas pero fue tarde cuando decidió echar la solicitud para la beca, de ahí que la mandaran a Madrid durante un año, exactamente 10 meses con sus vacaciones, aunque ella pensaba que eso sería estupendo para su currículum y el poder trabajar de lo que ella siempre había querido, en la radio. 
Aquella beca consistía en estar en una radio de un barrio pequeño de Madrid, ella llevaba la sección deportiva junto a varios compañeros y al final, al acabar la beca, nadie quería que se marchara pero tampoco le ofrecían un trabajo estable, así que fue el momento de volver a Granada.
La despedida con sus compañeros fue emotiva, había hecho buenas relaciones con ellos y se habían intercambiado los números de teléfono, los correos… Tenían que seguir teniendo contacto, en un año esa fue la única "familia" que tuvo y consiguió tenerles demasiado aprecio. 
Catalina se sentía melancólica al recordar su año allí, había sido duro pero jamás estuvo sola y ahora volvía a su vida. Lo que más le unía a Granada era Víctor, su actual pareja, y solo pensar que lo iba a ver y no se iban a separar jamás hacía que ella sonriera sin parar como una tonta. 
Ya empezaba a moverse la cinta donde estaban las maletas y ella deseaba coger las suyas, llamar a un taxi y estar en casa lo más pronto posible. Era una sorpresa. Víctor, su pareja, no sabía nada. Y ella se moría de los nervios al pensar en la cara que pondría cuando la viera llegar. Además de fundirse en un gran abrazo con él, no habría más distancias nunca más. 
 Indicó la dirección al taxista y en cuestión de media hora había llegado a su destino. Era un pequeño apartamento en una zona céntrica de Granada, ella siempre fue alma libre y cuando quiso empezar una carrera se marchó a estudiar a Granada, allí lo conoció, al inicio de la carrera aunque él hacía otra: Historia. Y de ahí surgió lo que ella llamaba amor. 
Catalina no fue chica de enamorarse, siempre era de ir cambiando de chico porque no creía en el amor, pero conocer a Víctor fue un cambio radical en su vida. Con 20 años ya se había ido a vivir con él, y al paso de un par de años por fin pudieron vivir los dos solos alquilando un piso, para entonces Víctor era profesor de un instituto y Catalina conseguía algún dinero trabajando por las tardes. Y entonces convirtieron su vida en un cuento, o así era al menos, como lo llamaba ella. 
Abrió la puerta despacio para no hacer demasiado ruido y no asustarlo. Entró directamente al despacho, donde siempre estaba Víctor corrigiendo sus exámenes o viendo partidos de fútbol mientras Catalina estudiaba o hacía ensayos por su cuenta. Pero Víctor no estaba allí. De hecho, no estaba en ningún lugar de la casa, al ser por la noche las luces tendrían que estar encendidas pero no había rastro. 
Dejó las maletas allí y fue hacia su habitación y se encontró una maleta semicerrada en un rincón de la habitación. Se acercó para abrirla pero en ese momento se escuchó como la puerta de la casa se cerraba de un portazo, ella se giró y rápidamente sin hacer ruido salió hacia el sonido. 
 —Bueno, ahora ponemos esto a descongelar y nos damos un baño, ¿vale? —la voz de Víctor resonó por  toda la casa silenciosa. 
—Claro… Además, mañana tengo que madrugar, así que no puedo acostarme muy tarde, cariño… 
Una voz femenina respondía lo que decía Víctor. Catalina se llevó las manos a la boca para intentar sofocar un grito que podía salir instantes después, y seguidamente aguantó un poco la respiración para tranquilizarse. Con la cabeza alta se asomó a la cocina. 
 —¿Molesto? 
Esa voz hizo a Víctor girarse más rápido que la velocidad de la luz y la chica, la cual Catalina examinó con lupa, la miró con los ojos desorbitados. No sabía dónde meterse. 
—Cata… ¿qué haces aquí? ¿Tú no venías el mes que viene? —fue lo único que se le ocurrió, aunque estaba claro que no iba a salir de esa situación bien parado. 
Catalina sonrió con una sonrisa demasiado irónica y miró hacia Víctor, luego hacia la chica y seguidamente se dio la vuelta en dirección a sus maletas. 
  —¡Cata! ¡Cata! ¡Catalina! —Víctor corrió tras ella, pero esta intentaba esquivarlo—. Por favor, escúchame… 
  —¡No me toques! —vociferó Catalina deshaciéndose de él—. ¡Déjame en paz! —sus ojos empezaban a encontrar líquido para formar lágrimas—. No… quiero volver a verte en la vida, Víctor. 
 El joven se separó de ella mientras la seguía con la mirada. Su compañera, se acercó a él y le colocó la mano en la cintura para consolarlo pero él se deshizo rápidamente de ella. La chica se quedó algo sorprendido con su reacción y volvió a la cocina. Víctor la siguió. 
—Lo siento… Lo siento… Ya sabías que este día tenía que llegar y… 
 —¿Me estás dejando? —la chica no rondaba más de 20 años pero se había enamorado perdidamente de Víctor. 
—No, claro que no… Yo… 
 Catalina apareció por la cocina con sus maletas y su chaqueta. Miró como Víctor cogía a la chica por la cintura y un nudo empezó a formarse en el estómago. Cogió las llaves de la casa y abrió la puerta. Víctor volvió a seguirla. 
—Por favor, escúchame… Ahora no ves las cosas con claridad, Cata… Si habláramos, lo entenderías y… 
Catalina se frenó en seco y se giró, mientras esperaba a que llegara el ascensor—. ¿Qué te entienda? ¿Qué quieres que entienda, Víctor? ¿Quieres que entienda que llevo 10 meses sin verte más que una vez cada dos ó tres meses y que el día que termino la beca y vengo para estar con mi pareja me encuentro que en este año ha estado con otra tía? ¿Eso es lo que tengo que entender? 
—Cata… no… no es así, las cosas no son así… Yo… déjame explicarlo. 
Catalina empezaba a derramar lágrimas por sus ojos porque se sentía humillada, decepcionada y como una tonta. Todo este año había estado deseando que llegara el día de volver a estar con él y mientras ella esperaba, su novio estaba con otra en su casa. 
—Víctor… no… no hay nada que hablar… ni aclarar—. El ascensor llegó y ella abrió la puerta—. Ya volveré a por mis cosas o mandaré a alguien… 
Se metió en el ascensor con las maletas y comenzó a llorar desconsoladamente. 
¿Y ahora qué? Catalina estaba sola. Cuando llegó a Granada hacía como 8 años hizo un buen grupo de amigos pero con el tiempo se había deshecho, cada uno había decidido hacer su vida. Es decir, que ya no formaban parte casi de su vida. Sus padres vivían en Córdoba y además, no estaban, se habían ido de viaje con unos amigos. 
Catalina empezó a andar sin rumbo casi entrando la madrugada hasta que se sentó en un escalón y siguió llorando. Se ocultó el rostro entre las manos mientras sollozaba sin parar, tenía pequeñas convulsiones provocadas por la falta de respiración al tener tantas ganas de llorar. Su vida acababa de irse a un lugar que mejor no nombrar. Tenían decidido casarse, tener hijos, los nombres… Todo. Y ahora ya no había nada. Todo había terminado. 
Quizá estuvo como dos horas sentada allí sola sin saber a dónde ir hasta que de repente un nombre le vino a la mente: Lorenzo. A ese chico lo conoció porque fue novio de una de sus mejores amigas cuando llegó a Granada y luego se unió al grupo, pero hacía algún tiempo que no sabía de él. Estaba segura de que él la ayudaría, siempre lo hizo, a pesar de romper con su novia, ellos tuvieron una relación bastante buena de amistad, pero no tenía su número de móvil. 
De repente sacó su móvil y marcó el número de los taxis, pidió uno y mientras esperaba a que llegara apagó el móvil y lo guardó en el bolso. Esa noche no quería tener más contacto con Víctor.  
Al llegar el taxi, él conductor la ayudó a meter las maletas en el coche y seguidamente se pusieron rumbo al destino. No sabía con exactitud la dirección pero sí la zona. 
—¿Se encuentra bien? —parecía amable, tenía los rasgos propios de un hombre de adentrada edad y de haber vivido situaciones muy similares a las de Catalina. Seguramente hubiera sido bueno para ella el haber podido sacar todo lo que llevaba dentro pero en ese momento no tenía fuerzas y mucho menos explicar su vida a un desconocido de apariencia amigable. 
Catalina intentó dejar de llorar por un segundo para contestarle, pues, se ahogaba en sus propias lágrimas y era imposible pronunciar palabra alguna. 
—Sí… sí… No se preocupe… —fue lo único que dijo y el taxista no quiso insistir más. 
Al llegar al destino, la muchacha le pagó y comenzó a andar por la zona, buscando el portal que recordaba, quizá ya no vivía allí… Quizá se había mudado pero tenía que intentarlo. 
Iba divagando mirando por calles y calles, el tiempo pasaba, era muy oscuro todo, ni siquiera ella había pensado en la hora que era y quizá estuviera durmiendo pero en ese momento, solo quería a alguien que pudiera calmarla, aunque fuera dándole un grito por la hora pero alguien que la acogiera por esa noche. Conociéndola, era capaz de pasar la noche en la calle con tal de no volver a ver a Víctor. 
Encontró un portal similar al de sus recuerdos pero no recordaba bien que número era la casa del muchacho, solo sabía que era un trece pero no era hora para ir averiguando. Tuvo la suerte, quizá esa noche fue la única suerte que encontró, de que una muchacha salió del portal al rato de llegar Catalina y ella entró rápidamente. 
Subió al ascensor y se miró en el espejo. Tenía un aspecto demacrado, estropeado, roto… Pero esas huellas que había dejado físicas Víctor en ella no eran nada en comparación por cómo se encontraba por dentro. Tenía la sensación de ser un vaso de fino cristal que se había hecho añicos, que se había roto en pedazos minúsculos imposibles de reparar ni con el mejor pegamento del mundo. Víctor había hecho en ella lo que nadie había hecho jamás, enamorarla.

¡¡Espero de corazón que os haya gustado!! Y sobre todo, que si en algún momento queréis conseguirlo, podéis contactar conmigo o buscarlo simplemente en las webs que pongo en el blog o en vuestra librería más cercana.

Y con esto os aclaro que el jueves no habrá entrada de texto, volveremos a hablar de algún libro en particular y ya la semana que viene retomaremos los horarios que tuvimos estas semana atrás.

¡¡Nos vemos!!


Image and video hosting by TinyPic

24 nov. 2015

[#2] Vamos a leer: Simplemente quiero ser feliz

¡¡Bienvenidos a "Vamos a leer"!!




  • Título: Simplemente quiero ser feliz

  • Autor: Cristina Soriano Calderón

  • Editorial: Seleer

  • Año de lanzamiento: 2015

  • Sinopsis: Lo tenía todo. Catalina consiguió terminar su carrera, que la aceptaran en aquella beca tan importante y por fin compartir su vida con su novio de siempre. Sin embargo, aquel año separados hizo que el amor que sentía Víctor por ella se apagara y tuviera que buscarlo en otros brazos. A partir de ahí, Catalina tiene que tomar un camino: volver a su tierra natal o intentar rehacer su vida y comenzar de cero intentando buscar ayuda en sus viejas amistades si aún existen, intentar buscar trabajo de lo que ella siempre había soñado y, ¿por qué no? Encontrar el amor de nuevo. Ella simplemente quiere ser feliz.

  • Opinión personal: ¿Qué os voy a decir yo? Pues obviamente que tenéis que leerlo. ¿Por qué? ¿Porque lo he escrito yo? Es una de las opciones, no lo vamos a negar, pero os voy a dar algún motivo más. Supongo que alguna vez os habéis enamorado u os habéis desenamorado, vale, vosotros no, puede ser, pero algún amigo o amiga, y os ha contado todo con pelos y señales, vamos, que sabéis mejor su vida amorosa que la vuestra. Entonces tenéis que leer este libro porque es algo que le puede ocurrir a cualquiera, lo que le ocurre a Catalina ha podido pasaros a vosotros, a alguien cercano, a cualquiera. Es una lectura amena, divertida y entretenida, creo que lo he escrito con mucho cariño y con una soltura fácil de leer, que no hace falta ser catedráticos para entender lo que os cuento.

  • Quizá os aburra si no os gusta la literatura romántica, quizá os entretenga si sois algo "emapalgosillos", creo que solo vosotros sois lo que tenéis que decidir qué opináis de este libro que seguro os enganchará desde el principio y no seréis capaz de soltarlo hasta el final.
    Si queréis comprarlo solo tenéis que pinchar aquí para informaros de todo.

Si os hacéis con él, no dudéis en avisarme.
Si lo leéis y queréis hacer alguna reseña, no dudéis en avisarme.
Si os gusta como si no, quiero saberlo.
Quiero que Catalina entre en vuestras vidas.


Image and video hosting by TinyPic

19 nov. 2015

Nadie es imprescindible II

Mientras iba de rendija en rendija mirando como su vida ya no era su vida, una puerta que parecía haber aparecido de la nada se abrió. Desvió su cabeza hacia ella viendo como entraba algo de luz a la habitación.


Se encaminó hacia la puerta y salió. Se giró sobre sí misma y esa puerta por donde había salido no existía, aquello era una pared. Comenzó a tocarla por todas partes para intentar volver a aquella habitación pero fue sin éxito, no sabía qué estaba pasando, porqué de repente su vida había cambiado de aquella forma y directamente no existía para nadie.

Risas, conversaciones, ruidos provenían de una habitación cercana, corriendo se acercó y se asomó a la puerta. Sonrió al ver que allí estaba su familia: sus hijos, su pareja, sus padres... Pero nadie la miró, nadie hizo ningún gesto al verla. Entró y se quedó frente a ellos, nada ocurría. ¿Qué estaba pasando?

El timbre de la casa sonó y su pareja fue andando hacia la puerta, ella lo siguió con la mirada. Al abrir la puerta, una muchacha entró con una regalo en las manos, le dio un beso en los labios y se unió a la fiesta que había en el salón. Era el cumpleaños de su pareja y todos estaban felices. Sin embargo, nadie la veía, ella no existía para nadie.

Buscó el dormitorio que en su tiempo había compartido con su pareja y pude ver que había fotos de él, que había fotos de esa otra chica junto a él pero no había nada de ella. ¿Acaso esto no era un sueño? ¿De verdad estaba ocurriendo?

De pronto recordó que ella tenía un cajón bajo llave en el escritorio de la habitación dónde guardaba documentos o papeles importantes. Cerrada. ¿Dónde estaría la llave? Hizo memoria rápida y se tocó el cuello, una fina cadena plateada lo recorría y de ella colgaba una pequeña llave color plata. Rápidamente la cogió y la introdujo dentro de la cerradura. Aquel cajón le daría las respuestas que ella buscaba, la pregunta era ¿estaba dispuesta a saber la verdad?



Viendo que os gustó la primera parte de este pequeño relato,
me atrevo a subir la continuación.
¿Qué pensáis realmente que le ha ocurrido a la protagonista?
¿Encontrará respuestas en el cajón?
¿Estará vacío?


Image and video hosting by TinyPic

17 nov. 2015

[#1] Vamos a leer: Harry Potter


¡¡Bienvenidos a "Vamos a leer"!!

Con este tipo de entradas pretendo comentaros y enseñaros algún que otro libro o sagas completas que os puedan resultar entretenidas y divertidas o todo lo contrario, intentar que no compréis algo que para mí opinión no es muy interesante.

Se aceptarán toda clase de opiniones y de comentarios ya sea por ayudarme a ver algún libro con otros ojos, para apoyar mis opiniones o para que me aconsejéis nuevos libros que no me haya leído.

¡¡Comenzamos!!

  • Título: Harry Potter

  • Autor: J. K. Rowling

  • Editorial: Salamandra

  • Año de lanzamiento: 1997-2007

  • Resumen del argumento: En la noche del 31 de octubre de 1981, el mago oscuro y líder de los mortífagos Lord Voldemort, localiza en el poblado ficticio de Valle de Godric a la familia de Lily y James Potter y a su pequeño hijo de tan solo un año, Harry Potter. Tras asesinar vilmente al matrimonio, intenta acabar con la vida del pequeño utilizando la maldición asesina Avada Kedavra, la cual termina volviéndose contra sí mismo. El cuerpo de Voldemort resulta destruido, pero su espíritu sobrevive: no está muerto ni vivo. Por su parte, a Harry sólo le queda una cicatriz con forma de rayo en la frente que es el único remanente físico de la maldición de Voldemort y la tragedia de aquella noche. Harry es el único superviviente de la maldición asesina y a raíz de la misteriosa derrota de Voldemort, el mundo mágico comienza a llamarlo «el niño que vivió».

  • Tras ser rescatado, en la madrugada del 1 de noviembre, Rubeus Hagrid, un semi-gigante y guardabosque del Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería, deja al bebé bajo indicación del director del Colegio, Albus Dumbledore, al cuidado de los únicos parientes vivos que le quedan, los crueles y ambiciosos Dursley (matrimonio conformado por su tío Vernon y su tía Petunia además de su hijo Dudley). Ellos intentarán en vano esconder su herencia mágica, al decirle que sus padres murieron en un accidente de tráfico y castigándolo severamente después de cualquier comportamiento extraño. Sin embargo, la víspera de su undécimo cumpleaños (situada por Rowling en el año 1991) Harry tiene su primer contacto con el mundo mágico cuando recibe cartas del Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería, las cuales eran entregadas por lechuzas, aunque su tío impide que pueda leerlas. Ya en su cumpleaños, Hagrid aparece y le dice a Harry que existe un mundo mágico y un mundo «muggle» y, puesto que él es un mago, ha sido invitado a asistir al colegio.

    A partir de ese momento, Harry pasa la mayor parte de su tiempo en Hogwarts, donde vive muchas aventuras relacionadas con el segundo ascenso al poder de Voldemort, que continúa con sus planes de dominar el mundo mágico y eliminar el mundo muggle. Cada libro cuenta un año (generalmente de Julio a Junio) de los siete que Harry debe pasar en Hogwarts para terminar su formación mágica.
    (Fuente: Ecured).

  • Opinión personal: Quienes seáis de mi época creo que esta saga tenéis que conocerla, que la hayáis leído o no, ya es cosa vuestra. ¿Qué decir? Para mí fue una saga muy importante, estaba deseando acabar uno para empezar otro. Una lectura dinámica y fácil, un libro que desde el principio te engancha y no puedes parar de leer, un libro en el que la imaginación ayuda mucho y sobre todo, creo que fue un libro en el que a muchos nos abrió un camino hacia la magia, hacía creer en algo que no sabemos si existe o no.

  • Si aún no lo habéis leído o tenéis hijos pequeños que están comenzando a descubrir la lectura creo que esta saga es perfecta para ellos. Ahora también os dijo, si sois adultos y os gusta la fantasía y la magia, ya estáis tardando en conseguirlos y comenzar a leer.

Hasta aquí el libro de hoy.
¿Os ha gustado o le falta algo?
¿Los habéis leído? ¿Vais a leerlos?

Image and video hosting by TinyPic

12 nov. 2015

Nuestro


¿Por qué desperdicié mi tiempo contigo?


Tú me enseñaste a querer, a tener ilusiones y a pensar en alguien que no fuera yo misma. Me hiciste ver que los días negros cambian de color en un segundo si de verdad yo quiero. Contigo aprendí que a veces hay que dejar a un lado la desconfianza y dar oportunidades a personas desconocidas pero que sabes que marcarán un antes y un después en tu vida. Borré de mi diccionario la palabra fin cuando supe que contigo quería vivir el resto de mi vida. Nos hicimos promesas, algunas demasiado personales, otras, tonterías sin más pero así entendí que lo nuestro funcionaba, que lo nuestro era algo más que una pareja. Encontré en tus ojos la tranquilidad y la seguridad al llegar a casa y verte allí sentado en el sofá mientras sonreías. Me entregué a ti como cualquier persona enamorada lo hace, solo contigo conseguí esa complicidad y lo más parecido a una casa en la que refugiarme. Me enamoré.



Me enamoré como una niña cuando ve una piruleta o su muñeca preferida y ya no quiere despegarse de ellos. Dejé de ver a través de mis ojos para verlo todo como tú querías verlo. Olvidé todo de mi vida y comencé todo contigo. Encontré contigo a la persona que me iba a guiar mi vida e iba a velar cada noche por mí. Encontré a mi media naranja. O no.


Desapareciste.
Destruiste todo.
Me destruiste a mí.



Nuestros proyectos. Nuestra vida. Nuestros sueños. Todo lo que era nuestro. Quizá me equivoqué, y eran mis proyectos, mi vida y mis sueños a tu lado los que se esfumaron de la noche a la mañana. Quizá fui yo la que vi en ti todo lo que no eras. Quizá fui yo la que decidí construir un cuento de hadas. Pero el fin volvió y con el fin te fuiste tú, nos fuimos nosotros y me fui yo.


Image and video hosting by TinyPic

1 oct. 2015

Otro día más

Suena el despertador con ese sonido tan estridente. Abren los ojos, miran al techo. Otro día más. A veces hasta ellos mismos pensaban que lo hacían todo por inercia y no porque quisieran hacerlo, supongo que hasta ese límite había llegado la situación.

Uno entraba en el cuarto de baño mientras el otro preparaba café. Luego cambiaban los puestos, él tomaba el café en la cocina mientras se encendía un cigarro y se consumía, casi como él. Ella aprovechaba su soledad para maquillar su corazón, pues, solamente ellos eran conscientes de sus propios sentimientos.

Una vez vestidos en silencio, bajaban en el ascensor observando como las puertas se movían, cada uno ya iba pensando en lo que le esperaba una vez llegaran a su trabajo. El portal era el único sitio donde podía verse una mínima chispa entre ambos: Un seco, distante y preciso beso en los labios y cada uno coge su camino.

Él va hacia el garaje, entra en el coche y organiza todo antes de arrancar. La música preparada aunque apenas le haga caso, las gafas de sol en los ojos y la brisa de la mañana acariciando la cara, quizá lo único que le acariciaba en los últimos días. Todo pasa de forma tan rápida que conduce de forma automática.

Ella no conduce. Ella trabaja cerca. Ella camina en silencio con los auriculares puestos en las orejas mientras enciende un cigarro, mientras se va cruzando con personas que quizá conozca, mientras las canciones van pasando pero su mirada está fija en el suelo. Sigue su camino de forma automática.

Al mediodía él vuelve a casa. Ella no está, ella come cerca del trabajo. Él enciende su ordenador para distraerse un poco mientras la comida se va calentando. Un cigarro por aquí, una cerveza por allá, la comida que está lista, las noticias que empiezan... Pasa la tarde entre páginas webs, música de fondo y cigarros que se consumen.

La noche cae. Ella vuelve. Deja el pan en la cocina, las llaves en la mesa de la entrada y saluda con un breve "hola" cuando pasa por la habitación dónde está él. Ella entra en su habitación, deja su ropa, coge otra y se mete en el cuarto de baño. Es su tiempo de soledad.

Él aprovecha mientras ella no está para terminar unos informes para el trabajo, para quizá charlar con alguien o simplemente buscar soluciones a la situación. Rápidamente eso pasa a un segundo plano, el fútbol empieza y se pone a verlo.

Ella sale del cuarto de baño. Prepara todo para el día siguiente y seguidamente va hacia la cocina, coge un par de cervezas y va hacia el salón. Las deja encima de la mesa y se sienta en el sofá. En su mano derecha la lata, en su mano izquierda el móvil. Ella lo mira, él la mira, sonríen por sonreír y cada uno vuelve a sus cosas.

Termina la primera parte. Hora de cenar. Cada uno se hace un bocadillo, algo rápido y ligero. Vuelven al salón. Termina la cena. Esta vez los dos han estado pendiente del fútbol e incluso han comentado algo aunque no importante.

Es hora de dormir. Ella se levanta, le da un ligero beso en los labios y se va hacia la habitación. Se mete en la cama y se acurruca, sus ojos están abiertos. No puede dormir. Sabe que le falta algo y es incapaz de ponerle solución.

Él se ha quedado en el salón solo. Apaga la televisión y se va hacia el ordenador, se distrae jugando pero a la primera partida se da cuenta de que no está concentrado. Mira hacia la pared por mirar, y se da cuenta de que le falta algo y es incapaz de ponerle solución.


Otro día que ha acabado. Otro día que a poco está por empezar. Otro día en el que la distancia se hace más grande aún. Otro día en el que el daño hace mella entre ellos. Otro día más en el que el orgullo impide poner las cartas sobre la mesa. Otro día más en el que la comunicación falla. Otro día más en el que los besos, los abrazos y las caricias se quedaron guardados en el cajón. Otro día más en el que pesan más las palabras feas que los momentos vividos. Otro día más que parece que se acerca el fin. Otro día más en el que cada uno se acuesta acompañado pero en soledad.

Creo que podríamos añadir una BSO:




Image and video hosting by TinyPic

24 sept. 2015

Nadie es imprescindible I

Y cuando abrió los ojos se sintió extraña y diferente. Notó que no todo era igual, que las cosas habían cambiado y que todo lo que existía por la noche antes de dormir ahora había desaparecido.



Cuando por fin reaccionó y se levantó pudo observar que no era su vida la que estaba viviendo. Una pequeña luz la distrajo, se dio cuenta de que en la pared de aquella pequeña habitación había un agujero que de dónde procedía la luz. Sin pensárselo dos veces empezó a mirar y aquello le descubrió su nueva realidad.

Era su vida sin ella. Ella no existía. Ella no estaba. ¿Estaría muerta? ¿Habría desaparecido? ¿Nunca existió? Miles de preguntas se iban agolpando en su cabeza mientras miraba la escena: Había personas que ella conocía desde hace muchos años que vivían su vida, que hacían todo sin ella, nadie la mencionaba, nadie daba ni un detalle de que ella existió. Todo estaba bien.

Otro rayo de luz procedente de la pared la alertó. Cambió de agujero para mirar y otra escena similar, su pareja o la que se supone que lo era hablando con sus amigos, hablando con su familia, viviendo todo sin mención alguna a la muchacha.


Y así pasó la mañana, de rendija en rendija de luz viendo su vida sin ella. Viendo que la vida iba pasando y que ella no estaba allí. Ahora mismo era solo el espectador de su propia vida, veía como personas que siempre la reclamaron y siempre la quisieron ahora ni siquiera se acordaban de ella.



Solo así, supo entender que en esta vida nadie es imprescindible y que ahora solo tenía que averiguar qué había pasado y porqué se encontraba así.





Si os ha gustado este fragmento, quizá intente subir más en relación
con esta entrada porque el tema me gusta y la inspiración la tengo.
Así que solo depende de vosotros.
¿Qué os ha parecido?
¿Qué pasaría si a vosotros os pasara algo así?

Image and video hosting by TinyPic

17 sept. 2015

La felicidad llega

Y ya sabemos que la felicidad es un estado muy efímero.
Lo mismo estás arriba como caes en picado hasta la infelicidad.

10 sept. 2015

Aquella mujer II

Era joven, muy joven. Trabajaba y ayudaba en una pastelería, quién le iba a decir que uno de los clientes sería alguien importante en su vida...

Aquella mujer estaba feliz trabajando cuando el susodicho cliente llegó, intentaba conquistarla y cortejarla pero ya sabemos que las épocas de antes no eran las mismas de ahora. Ese día, aquel buen hombre le dijo: "Si me toca la lotería, nos casamos de aquí a 6 meses". Aquella mujer sonriendo le dio la razón, sabiendo que jamás le iba a tocar la lotería ni nada parecido.

Seis meses después aquella mujer pasó por el altar junto a aquel cliente. Con el tiempo nacieron sus hijos y con el tiempo nacieron sus nietos.

Aquella mujer vivió una feliz vida junto a ese hombre hasta que uno de los dos se marchó.

Image and video hosting by TinyPic

3 sept. 2015

¿La lactancia es nueva?

Vamos a ver, no sé si es que el mundo se está volviendo loco o la gente es un poco ignorante.

29 ago. 2015

Personas

Hay personas que aparecen en tu vida. Personas que simplemente pasan por tu vida. Personas que pasan y hacen una parada corta. Personas que pasan y deciden acompañarte algún tiempo. Otras personas deciden pasar de largo solo mirando. Hay personas que incluso te saludan pero siguen su camino sin mirar atrás. Personas que después de algún tiempo te abandonan. Personas que te importaron pero tomaron otro camino. Personas que no te importaron pero tú a ellos sí y ya no están.

Existen esas clases de personas que no soportas y aún así tienes que convivir con ellas. Personas con las que simplemente llevas una relación cordial porque no puedes dar más. Personas que te odian y sin embargo te sonrían a tu camino. Personas que solo están por conveniencia. Personas que se preocupan siempre. Personas que solo viven por y para ellos. Personas demasiado buenas que no piensan nada en sí mismas.

Personas buenas, simpáticas, agradables. Personas antipáticas, egoístas, bordes. Personas que lloran, personas que ríen. Personas que lo darían todo por ti y otras que te pisotearían. Personas importantes. Personas pasotas. Personas que piensan igual. Personas que piensan diferente. Personas que te quieren. Personas que se quedan. Personas que nunca vas a olvidar. Personas que nunca se irán.

Todos hemos sido esos tipos de persona alguna vez. No lo olvides.


Cristina.

Image and video hosting by TinyPic

29 jul. 2015

Gracias

Hoy por hoy sigo sin creer lo ocurrido.



23 jun. 2015

¡¡Cinco años!!


¡¡Felicidades!!

Entre una cosa u otra ayer no pude actualizar, así que lo hago hoy y celebro este día. Ayer hizo cinco años que mi blog publicó su primera entrada y por lo tanto comenzó mi hobby.

Es cierto, que de hace cinco años hasta ahora han cambiado mucho las cosas: el blog ha sufrido varios cambios hasta dar con el definitivo (o hasta que me canse jaja). Los temas también han ido variando, al principio me enfocaba más en lo personal y ahora ya puedo sacar diversos temas de cualquier tontería que lea por ahí o me comenten, pero sigo siendo yo la única que publica aquí. Espero que esto siga existiendo muchos años más.

Bueno, no quiero enrollarme mucho y os quiero decir que muchísimas gracias por las visitas que me hacéis, por la gente que pasa de vez en cuando por aquí sin que yo lo sepa y por los comentarios (aunque la mayoría no deja su huella por aquí, ¡¡malos!!).

¡¡Nos vemos!!



Image and video hosting by TinyPic

PD: Sé que la imagen es la misma que la última celebración pero es taaaaan bonita ♥

15 may. 2015

Presentación de mi primer libro

Sueño cumplido


Por aquí aún no había comentado nada entre una cosa u otra pero me complace informaros a todos de algo muy importante para mí. Hace un mes decidí enviar una de mis novelas a una editorial y quisieron publicarla, estoy preparando una entrada con todos los detalles, pero mientras tanto os informo de la publicación.

La presentación de mi novela será en Málaga, en la Biblioteca Manuel Altolaguirre, en la calle Calatrava, nº 0 (en el barrio de Cruz de Humilladero). A las 18:00. Estáis todos invitados a la presentación, seréis bien recibidos y agradeceré todo el apoyo que me deis ese día porque estaré de los nervios.




Además os dejo también la sinopsis de mi libro para los nuevos:

Lo tenía todo. Catalina consiguió terminar su carrera, que la aceptaran en aquella beca tan importante y por fin compartir su vida con su novio de siempre. Sin embargo, aquel año separados hizo que el amor que sentía Víctor por ella se apagara y tuviera que buscarlo en otros brazos. A partir de ahí, Catalina tiene que tomar un camino: volver a su tierra natal o intentar rehacer su vida y comenzar de cero intentando buscar ayuda en sus viejas amistades si aún existen, intentar buscar trabajo de lo que ella siempre había soñado y., ¿por qué no? Encontrar el amor de nuevo. Ella simplemente quiere ser feliz.

¡¡Nos vemos allí!!


Image and video hosting by TinyPic

31 mar. 2015

Todos podemos elegir

Todos en esta vida criticamos algo, no vamos ahora a decir que somos unos santos pero, lo siento, no logro entender y jamás entenderé a la gente que piensa tal que así: "Yo pienso como me da la gana, si no piensas como yo, al infierno". Eso sí, ellos jamás en la vida van a pensar diferente ni van a intentar entender que hay algo más que sus propias ideas y pensamientos. Luego te dicen que no eres tolerante, respetuoso y más sandeces...

Y esto lo llevo al terreno de la Semana Santa. Yo puedo entender que haya gente que no le guste, que no lo entienda, que no quiera saber nada pero de ahí a faltar al respeto a la gente que lo sigue como tradición, costumbres o creencias, eso sí que es una falta de respeto en toda regla. Hay expresiones como: "Vive y deja vivir", "respeta y serás respetado". Creo que todos en esta vida tenemos la opción de elegir, elegir lo que nos gusta y lo que no, elegir hacer algo o no, simple y llanamente elegir. Por lo tanto, ¿tanto cuesta elegir que no me gusta algo y no por ello criticarlo?

Me parece que últimamente a la gente se le está subiendo demasiado esto de las redes sociales y esto de opinar así porque sí sin pensar en las consecuencias. No digo que no puedas decir una opinión pero de ahí a sobrepasar los límites de la educación y el respeto, hablamos de temas mayores.

Y volviendo al tema anterior, no logro comprender como personas adultas, maduras y con sentido común (o eso pienso yo) no sean capaces de intentar, y no pido que ya lo logren, solo intentar, entender que hay personas que no necesariamente han de tener las mismas opiniones y creencias en la vida y que todo el mundo es libre.

Es un poco vergonzoso leer por ahí ciertos comentarios que ofenden a las personas que somos seguidoras de la Semana Santa cuando, si habéis leído mi entrada anterior, no es solo creer, ir a la Iglesia y rezar todas las noches antes de dormir, existimos las que vamos porque en nuestra familia existe la tradición y lógicamente, el día que yo sea madre también se la inculcaré a mis hijos. Aquí entra el tema de la entrada: Si ellos no quieren seguir la tradición, serán completamente libres de no seguirla, y yo seré la primera en entenderlo y aceptarlo.

Por favor, vamos a intentar construir un mundo en el que todos nos respetemos y en el que nadie inculque sus ideas y sus pensamientos ante nadie porque, de momento, somos libres en cuanto a pensamiento pero ante todo está la educación y el respeto ajeno.

¿Y tú, qué opinas?

PD: Sé que lo que digo es una utopía pero hay veces que sin querer puedes ayudar a alguien.


Image and video hosting by TinyPic

27 mar. 2015

La Semana Santa es mucho más

Calzar unos zapatos cómodos, la noche parece ser larga.
La sudadera que no falte, puede que te coja el frío de la madrugada.
Los bocadillos preparados, las bebidas bien frías para que duren, la mochila preparada. Que no se te olvide el móvil o la cámara de fotos para inmortalizar.
¿Todo preparado? Pues nos vamos.

Primero una parada en el quiosco, hay que comprar pipas para el camino, quizá unas cuantas gominolas y si precisa, algún paquete de papas. Que todo sea para que se nos amenice ese camino hacia la Alameda.

Terminando calle Cuarteles ya se escuchan los tambores, los saxofones, algún que otro clarinete y para las partes más altas unas pocas de cornetas:

— Mamá, ¿será Caridad del Guadalquivir?
— No lo sé, ¿quizá La Saeta?

El camino parece ser más corto pues ya, casi sin querer, nos hemos sumergido en la Semana Santa. Nada más llegar, el primer trono se nos escapa, ya está saludando al Marqués de Larios, y se pierde por la rotonda entrando en la Calle Larios.

—Teníamos que haber salido antes —dice mi padre.
—Es que había que hacer los bocadillos... —le replica mi madre.

De repente la conversación acaba y mi madre se dirige a mí, volvemos a girar el cuello y mi padre desaparece. Típico en nuestra Semana Santa. Una mano se alza entre la multitud, es mi padre que nos indica que por una callejuela aparece la siguiente. Mi madre y yo nos miramos, nos reímos pensando en lo de siempre: "Todos los años lo mismo, echa a andar sin decir nada".

Vamos a contracorriente, pues la gente intenta alcanzar lo que ya va casi por la Tribuna, nosotros somos diferentes y lo vivimos diferente. A nosotros no nos gusta estar parados, no queremos que vengan a vernos. Nosotros los buscamos, vivimos la música entre las callejuelas, los cruces de tronos y como se saludan alzándolos a pulso.

Antes de ir a saludar al próximo trono que tenemos en mente, hacemos una parada rigurosa en alguna panadería del centro. Es Semana Santa, habrá que comer alguna torrija aunque yo prefiero otro tipo de bollería, nunca me gustaron pero eso no es problema. Esa noche acaba de empezar y aún queda mucho por delante.

Nuestros pasos se guían por el sonido de las bandas, por los tambores y por el replicar de los palios. Miramos esta y nos vamos corriendo a ver aquella, hacemos una mini parada apoyados en algún bordillo mientras cenamos los bocadillos, ya es la hora, hay que reponer fuerzas, todavía hay mucho por ver.

Volvemos a sumergirnos entre la muchedumbre, entre personas que van con un limón en la mano con sal o personas que llevan cañas de azúcar. También están los pequeños que llevan algodones o trompetas que no dejan de taladrar los tímpanos, pero ¿qué más da? Esa Semana es diferente, es especial, es única.

Parece que todo llega a su fin. La mayoría de los tronos ya empiezan a irse a sus casas para descansar hasta el próximo año, las bandas se van apagando pensando en la próxima vez y las personas, que ilusionados esperábamos aquella semana, cabizbajas comienzan su camino de despedida. Ahora todo empieza a estar en silencio, el incienso se escapa por todos los rincones de la ciudad diciéndonos "hasta luego", los camiones de basura comienzan a trabajar para que todo limpio esté.

Y eso es la Semana Santa. No es solo creer o no creer, son las costumbres, es el ambiente, es la compañía, es disfrutar y que se te ponga la piel de gallina cuando algo ocurre, es el replicar de los palios, es el sonido de los pasos de los hombres de trono, es ver la belleza de las esculturas, de las flores, de los mantos. Es el olor a incienso, a limón, a cañas de azúcar...

¡¡Nos vemos!!

Image and video hosting by TinyPic