17 sept. 2015

La felicidad llega

Y ya sabemos que la felicidad es un estado muy efímero.
Lo mismo estás arriba como caes en picado hasta la infelicidad.




Dicen que la felicidad no se busca, surge. Que no has de esperar con ansias sino seguir tu vida tranquilamente hasta que ella decide encontrarte y quedarse contigo. Lo que nadie nos dijo es que cuando ella viene, no siempre se queda. Lo mismo te coge cariño y se queda contigo aunque también puede hacer las maletas e irse sin dejarte una nota de despedida para no volver nunca más.

Sin ir más lejos, la protagonista de mi novela pretende ser feliz con cosas muy básicas y fáciles (o no). Tener una pareja, estar unida a su familia, mantener a sus amigos, encontrar trabajo... Vamos, todo con lo que cualquier persona sueña o al menos casi toda persona. Pero las cosas se van complicando y no todo sale como una espera. Los que conocéis a Catalina, me entenderéis, los que no, podéis haceros con un ejemplar cuando podáis y vivir desde los ojos de nuestra protagonista como van sucediendo los acontecimientos.

La felicidad es algo que nos mantiene vivos, que nos hace estar mejor anímicamente pero cuando vas por un camino en el que solo hay cardos y cactus llega un momento en el que decides dar la vuelta, asimilar lo que tienes y pensar que algún día ella llegará. Mientras tanto, solo tenemos que pensar que la vida es así, que hay rachas, que hay momentos en el que todo va bien y momentos en el que todo va mal, incluso peor. Pero siempre, siempre, sale el sol.



¡¡Nos vemos!!

Image and video hosting by TinyPic
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios pasan por moderación, así que no te preocupes si tardas un poco en verlos publicados. Muchas gracias por pasarte y dejar tu huella.