24 sept. 2015

Nadie es imprescindible I

Y cuando abrió los ojos se sintió extraña y diferente. Notó que no todo era igual, que las cosas habían cambiado y que todo lo que existía por la noche antes de dormir ahora había desaparecido.



Cuando por fin reaccionó y se levantó pudo observar que no era su vida la que estaba viviendo. Una pequeña luz la distrajo, se dio cuenta de que en la pared de aquella pequeña habitación había un agujero que de dónde procedía la luz. Sin pensárselo dos veces empezó a mirar y aquello le descubrió su nueva realidad.

Era su vida sin ella. Ella no existía. Ella no estaba. ¿Estaría muerta? ¿Habría desaparecido? ¿Nunca existió? Miles de preguntas se iban agolpando en su cabeza mientras miraba la escena: Había personas que ella conocía desde hace muchos años que vivían su vida, que hacían todo sin ella, nadie la mencionaba, nadie daba ni un detalle de que ella existió. Todo estaba bien.

Otro rayo de luz procedente de la pared la alertó. Cambió de agujero para mirar y otra escena similar, su pareja o la que se supone que lo era hablando con sus amigos, hablando con su familia, viviendo todo sin mención alguna a la muchacha.


Y así pasó la mañana, de rendija en rendija de luz viendo su vida sin ella. Viendo que la vida iba pasando y que ella no estaba allí. Ahora mismo era solo el espectador de su propia vida, veía como personas que siempre la reclamaron y siempre la quisieron ahora ni siquiera se acordaban de ella.



Solo así, supo entender que en esta vida nadie es imprescindible y que ahora solo tenía que averiguar qué había pasado y porqué se encontraba así.





Si os ha gustado este fragmento, quizá intente subir más en relación
con esta entrada porque el tema me gusta y la inspiración la tengo.
Así que solo depende de vosotros.
¿Qué os ha parecido?
¿Qué pasaría si a vosotros os pasara algo así?

Image and video hosting by TinyPic

2 comentarios:

Los comentarios pasan por moderación, así que no te preocupes si tardas un poco en verlos publicados. Muchas gracias por pasarte y dejar tu huella.