12 nov. 2015

Nuestro


¿Por qué desperdicié mi tiempo contigo?


Tú me enseñaste a querer, a tener ilusiones y a pensar en alguien que no fuera yo misma. Me hiciste ver que los días negros cambian de color en un segundo si de verdad yo quiero. Contigo aprendí que a veces hay que dejar a un lado la desconfianza y dar oportunidades a personas desconocidas pero que sabes que marcarán un antes y un después en tu vida. Borré de mi diccionario la palabra fin cuando supe que contigo quería vivir el resto de mi vida. Nos hicimos promesas, algunas demasiado personales, otras, tonterías sin más pero así entendí que lo nuestro funcionaba, que lo nuestro era algo más que una pareja. Encontré en tus ojos la tranquilidad y la seguridad al llegar a casa y verte allí sentado en el sofá mientras sonreías. Me entregué a ti como cualquier persona enamorada lo hace, solo contigo conseguí esa complicidad y lo más parecido a una casa en la que refugiarme. Me enamoré.



Me enamoré como una niña cuando ve una piruleta o su muñeca preferida y ya no quiere despegarse de ellos. Dejé de ver a través de mis ojos para verlo todo como tú querías verlo. Olvidé todo de mi vida y comencé todo contigo. Encontré contigo a la persona que me iba a guiar mi vida e iba a velar cada noche por mí. Encontré a mi media naranja. O no.


Desapareciste.
Destruiste todo.
Me destruiste a mí.



Nuestros proyectos. Nuestra vida. Nuestros sueños. Todo lo que era nuestro. Quizá me equivoqué, y eran mis proyectos, mi vida y mis sueños a tu lado los que se esfumaron de la noche a la mañana. Quizá fui yo la que vi en ti todo lo que no eras. Quizá fui yo la que decidí construir un cuento de hadas. Pero el fin volvió y con el fin te fuiste tú, nos fuimos nosotros y me fui yo.


Image and video hosting by TinyPic

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios pasan por moderación, así que no te preocupes si tardas un poco en verlos publicados. Muchas gracias por pasarte y dejar tu huella.